El paro aumenta y las mujeres sufren el 92% de la pérdida de ocupación de empleo este trimestre en Alicante

La provincia de Alicante comienza el año con una destrucción del empleo, con un aumento de la tasa de paro, y un descenso de las personas ocupadas.

trimestre
PublicidadJuega Limpio Orihuela

12.500 personas ocupadas menos respecto al trimestre anterior y una pequeña recuperación (+3.700) respecto al mismo trimestre del año 2017, una recuperación anual, que es, de todas formas inferior a la producida el trimestre pasado en el que la recuperación anual fue de 4.700 personas.

El empleo se recupera a medio plazo, de forma muy lenta y, sobre todo, en unas condiciones muy precarias. En este sentido hay que señalar que los contratos a tiempo parcial superan ya el 41% de los que se firman, y, en concreto, en el caso de los indefinidos, están alrededor del 49%.

Publicidad

Hay que señalar que la pérdida de ocupación afecta, casi totalmente, a las mujeres, que pierden 11.500 trabajadoras, mientras que en los hombres supone una pérdida de 900 trabajadores. Una muestra más de la debilidad y la precariedad extrema del empleo de las mujeres que está sometido a una inaceptable volatilidad. Nueve de cada diez ocupaciones perdidas en Alicante han sido de mujeres: claro y transparente un mercado laboral machista.

Un aumento de mil personas en paro respecto al trimestre anterior. Una estadística algo engañosa que este mes podemos ver con claridad. La explicación de la diferencia entre la pérdida de ocupación (-12.500) y el aumento del paro (+1.000) está en la evolución del colectivo de personas inactivas. En este primer trimestre del año, registramos un importante aumento de los que la EPA clasifica como “inactivos” y que desde hace tiempo venimos señalando que recoge a personas en paro que no cumplen el requisito de “búsqueda activa de empleo” según la definición de la propia EPA, pero que están disponibles para trabajar. Se ha convertido en un cajón de sastre en el que ocultar parte del paro real.

La clave nos la ofrece la estadística de “situación de inactividad”, en la que se registra un importante aumento del grupo de “estudiantes” (en este caso, personas que han trabajado o buscado trabajo durante el periodo navideño y que han perdido el empleo o han cesado la búsqueda cuando se reinicia el curso en enero). Pero este trimestre se registra un aumento significativo del grupo “otra situación de inactividad” que incluye a quienes no se pueden incluir en el resto de grupos y que recoge, entre otras circunstancias a las personas que no trabajan, que están disponibles para trabajar pero que no buscan activamente empleo, entre otras, las personas desanimadas, es decir, las que ya no buscan empleo por las pocas perspectivas de lograrlo.

En resumen, evolución negativa del empleo que vuelve a mostrar un mercado laboral que maquilla su estadística mediante la precarización del empleo. Un mercado laboral provincial que sigue aumentando su dependencia al sector servicios cuyo peso en la economía de Alicante sigue siendo absoluto, en este momento el 72’6% de las personas ocupadas lo son en este sector.

La pérdida de ocupación se centra en el sector servicios (-8.200 personas) y en construcción (-3.100). Lo que sigue hablando de esa dependencia productiva a sectores marcados por la precariedad laboral, la economía sumergida y, sobre todo en servicios, la estacionalidad. Este trimestre sigue señalando a una “recuperación económica en falso”, una recuperación con pies de barro basada en la destrucción de empleo de calidad y su sustitución por empleo parcial, de baja cualificación y con fuertes recortes de derechos. Sigue tratándose, así, de un empleo volátil que se desmantela a la misma velocidad que se crea.

El sector servicios, que ha sido el refugio para muchas personas que han perdido su empleo, sigue dando muestras de agotamiento como motor de la economía provincial. Es fácil deducir que estamos cerca del límite productivo que puede ofrecer; es, por tanto, urgente impulsar otro patrón productivo basado en una economía sostenible y expansiva en empleo de calidad.

En relación a la protección social, hay que señalar que en el mes de marzo en Alicante habían 78.309 personas beneficias de alguna prestación o subsidio por desempleo, lo que relacionado con el dato de paro que ofrece la EPA supone más del 52% de las personas en paro no reciben ningún tipo de protección por su situación de desempleo.

Poco y mal empleo, insuficiente protección social y mayor precariedad en las mujeres. Seguimos soportando malas políticas que están haciendo mucho daño a la sociedad española. Por ello es más necesario que nunca responder al llamamiento sindical y llenar las calles de Alicante el próximo 1º de Mayo porque “Es tiempo de ganar igualdad, mejor empleo, mayores salarios y pensiones dignas”. Hay que recuperar lo que se nos ha venido arrebatando en los últimos años.

Publicidad