fbpx

Salud Pública aprueba la tercera dosis para mayores de 60 y personal sanitario

La Comisión de Salud Pública también ha aprobado el nuevo ‘semáforo covid’, pero sin medidas de aforo o horario.

La Comisión de Salud Pública ha aprobado este martes la dosis de refuerzo de la vacuna contra el coronavirus para las personas entre 60 y 69 años y del personal sanitario y sociosanitario. Así lo ha anunciado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Ministerio con las comunidades autónomas.

“Nos parece un paso muy importante, proteger a estas personas de manera individual, pero, también, de manera colectiva, porque protegiendo a los sanitarios no solo los estamos protegiendo a ellos, sino que, también, estamos protegiendo al entorno colectivo donde trabajan”, ha defendido Darias.

Los grupos a los que se les administrará una tercera dosis recibirán una dosis de Pfizer o media de Moderna, también el grupo de 60 a 69 años que en gran medida recibió la doble dosis de AstraZeneca o la monodosis de Janssen. La dosis de recuerdo se podrá administrar a los tres meses de la última inyección o tres meses dependiendo el tipo de vacuna.

En este punto ha recocido el “gran esfuerzo” que están realizando las comunidades autónomas con el impulso a la vacunación con dosis de refuerzo que, ya en la actualidad supera al 50% de personas de más de 70 años con esta dosis adicional.

Asimismo la Comisión también ha aprobado el nuevo ‘semáforo covid, pero sin las restricciones en relación a horarios y aforos para la hostelería y ocio nocturno como proponían desde el departamento de Darias. Según adelanta eldiario.es, varias comunidades han discrepado en relación a las medidas que se aplicarían la hostelería en cada nivel de alerta.

El nivel de riesgo medio se sitúa actualmente al superar los 50 casos cada 100.000 habitantes, cifra que superan una gran cantidad de territorios. Pero que ahora con los nuevos indicadores, que pasan a ser más laxos, el riesgo extremo será al sobrepasar los 500 casos, el riesgo alto se situará de 300 a 500 casos, de 300 a 100 el riesgo medio, de 100 a 50 el riesgo bajo y menos de 50, la “circulación controlada”. 

En cuanto a la presión hospitalaria se mantendrán los porcentajes hasta ahora establecidos para dar por controlada la situación, un 2% en la ocupación de las camas por pacientes covid y menos del 5% en las de UCI. Además, a estos dos parámetros se sumarán ahora dos indicadores como son la ocupación de camas de hospitalización y las nuevas ocupaciones de camas UCI por covid en los últimos 7 días.

Nuevos indicadores vacunados y no vacunados

Por su parte, la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, ha anunciado la inclusión -todos los jueves, en el informe Gestión Integral de la Vacunación (GIV)- de nuevas tablas en las que se puede observar la incidencia del COVID-19 en personas vacunadas en comparación con la población no vacunada, ya que “es fundamental poner en valor el efecto de las vacunas”, no sólo en infecciones, sino en cuanto a infecciones graves, hospitalizaciones y fallecimientos.

En este sentido, la secretaria de Estado ha defendido la necesidad seguir proporcionando información que anime a las personas que siguen sin vacunarse a hacerlo. Las tablas ofrecerán la tasa de infección entre personas vacunadas y no vacunadas por grupos de edad. Así, por ejemplo, entre las personas de 60 a 69 años vacunadas, la IA se sitúa en 23, mientras que, entre los no vacunados, la Incidencia Acumulada sube hasta 181 casos por cada 100.000 habitantes.

Como ha explicado la secretaria de Estado de Sanidad, en las últimas 8 semanas y hasta el 14 de noviembre, la Incidencia Acumulada en las personas con pauta completa de vacunación es muchísimo menor que en las que no están vacunadas. Además, el riesgo de infección disminuye 8 veces, mientras que tienen un riesgo de hospitalización 18 veces menor y un riesgo 25 veces menor de morir por esta enfermedad. 

En cuanto a hospitalizaciones y UCI, mientras que, en personas de 30 a 59 años, la tasa en vacunados es de 0,4 por cada 100.000 vacunados, entre los no vacunados se llega a 3,9 en el periodo estudiado. La tasa de fallecimientos finalmente entre personas de 60 a 79 años vacunadas es del 0,1 mientras que es 25 veces mayor entre personas no vacunadas.

CatalanSpanish