Noticias de Alicante y provincia

sábado, 10 diciembre 2022

Puig justifica su bajada de impuestos como ‘política social’ para ‘suturar la herida’ de la inflación

El 'president' asegura estar alienado con las políticas del Ejecutivo central y niega que esta reforma fiscal intente hacer 'dumping fiscal' o descentralizar empresas.

El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha defendido este miércoles la reforma fiscal que avanzó este martes como una “política social” para ayudar a las personas con mayor dificultad “en un momento de carestía de la vida e inflación”.”Esta no es una rebaja fiscal para las personas que pueden o una reforma para intentar deslocalizar, sino que se trata de una política social para beneficiar a las personas que tienen más dificultad” ha asegurado.

- Advertisement -

Así se ha pronunciado el jefe del Consell ante los medios de comunicación en la feria del sector cerámico Cersaie de Bolonia al ser preguntado por las críticas y reacciones del Gobierno de España, los socios del Botànic y la oposición tras el anuncio de la bajada de impuestos a las rentas inferiores a 60.000 euros, el aumento del 10% la cuantía exenta de tributación y el aumento de un 10% las deducciones y bonificaciones fiscales.

“No tiene nada que ver nuestra reforma fiscal con aquellos que intentan hacer dumping fiscal o descentralizar empresas. Nadie de las clases medias se va a deslocalizar por esta acción social” ha manifestado el dirigente valenciano, que también ha asegurado que “apoyamos las reformas fiscales que esta planteando el Gobierno de España, el aumento de la fiscalidad a las grandes fortunas, la fiscalidad a los bancos o a las energéticas. Estamos alineados con esa posición”. 

- Advertisement -

Además, ha afirmado que también está política fiscal está “absolutamente” alineada con la Unión Europa y otros organismos internacionales que dicen que “hay que hacer una acción selectiva para ayudar a las clases medias y populares”. “Eso es lo que ha hecho el gobierno valenciano” ha defendido. El jefe del Consell también ha explicado que el gobierno valenciano abordó con expertos como “suturar la herida” de la inflación o la subida de los precios para “ayudar a la mayoría social”.

En este sentido, Puig ha rechazado “polemizar con nadie”, pero ha justificado la bajada de impuestos como una “política social” que se alinea con la reforma que hizo el gobierno valenciano en el año 2017 y que asegura “significó que la mayoría de los ciudadanos de la Comunitat Valenciana tuvieran que pagar menos impuestos, ya que estaban pagando más que la media nacional”. Asimismo ha pedido que “no se menosprecie” al Consell porque ha sido “el que más política social ha hecho en los últimos años”.

“Intentamos dar respuesta a los problemas que tiene la ciudadanía. La Generalitat Valenciana no puede dar una solución definitiva, pero si que puede ayudar” ha manifestado el jefe del Consell, que también ha resaltado que “lo que tiene que hace un gobierno responsable en un momento de dificultad es intentar ayudar a las personas que más lo necesitan“, poniendo en valor las rebajas en el transporte público que ha instaurado el gobierno valenciano.

Los socios del Botànic piden subidas de impuestos a las rentas altas

El anuncio de Puig también ha levantado polvareda en sus socios de gobierno que como la portavoz y vicepresidente del Consell, Aitana Mas, se enteraron la noche previa al Debate de Política General. Es por ello, que la número 2 del Botànic ha asegurado que la reforma “no está cerrada” y que hay que seguir “perfilando” para “acentuar esa progresividad” que defiende Compromís para ayudar a las clases medias y aquellas familias que “verdaderamente lo estén pasando mal”. “Los esfuerzos se deben centrar en las rentas altas para que las bajas y media puedan percibir esta ayuda extra” ha defendido Mas.

Del mismo modo, Ferran Martinez, diputado de Podem en Les Corts Valencianes, a través de su perfil de Twitter ha rechazado en parte la reforma de los socialistas porque “supone una pérdida de la recaudación total efectiva” y desde UP “siempre” han defendido que las reformas fiscales deben pasarse en dos principios, incrementar la progresividad sin perder recaudación.

Así pues, piden que complete compensando la perdida de recaudación “exigiendo un esfuerzo adicional a las rentas más altas y a los grandes patrimonios“. “La política fiscal del Botànic se ha caracterizado hasta ahora por incrementar la progresividad y mejorar los ingresos para sostener y reforzar nuestro sistema de bienestar. Ese es nuestro legado y debe ser también nuestra hoja de ruta para el futuro” ha manifestado.

Mazón también crítica la reforma de Puig

Por otra parte, el presidente del Partido Popular en la Comunitat Valenciana, Carlos Mazón, ha criticado duramente esta mañana la reforma fiscal propuesta por el dirigente socialista porque se da “con la boca pequeña y sin concretar demasiado”. Además, ha asegurado que el jefe del Consell no ha detallado “ni cuál es la tarifa, ni si se empieza a aplicar en el 2022, en el 2023, y que efectos puede tener”.

“Esta reforma sólo devuelve 150 millones de los 1.500 recaudados de más por la Comunitat en lo que llevamos de año” ha indicado el jefe de los populares valencianos, que también ha puesto encima de la mesa que ellos llevan meses proponiendo al Consell una rebaja de impuestos de mayor calado. El PP lleva meses pidiendo una rebaja fiscal de hasta 1.500 millones de euros y que devuelva a los ciudadanos lo recaudado de más” ha asegurado.

“Le pido algo de rigor porque anunciar bajadas de impuestos a las rentas inferiores a 10.000 euros cuando están exentas de tributación y cuando no tributan, es un sinsentido y llama la atención” ha señalado.

CatalàEspañol