fbpx

Las Norias Gemelas de Orihuela volverán a funcionar tras ser rehabilitadas

El Ayuntamiento ha adjudicado las obras de consolidación y rehabilitación a la empresa DOALCO por un importe cercano a los 420.000 euros.

Las Norias Gemelas de Orihuela -Moquita y Pando- volverán a funcionar próximamente, una vez se acometan las obras de consolidación y rehabilitación que se han adjudicado este martes en la Junta de Gobierno Local a la mercantil DOALCO por un importe de 419.983,22 euros. El plazo de ejecución de estos trabajos es de cuatro meses desde la firma del acta de replanteo.

La intervención permitirá que las Norias Gemelas, datadas del siglo XII, y de un importante valor histórico, puedan volver a funcionar y a circular como hacían antaño en el enclave de la huerta de Orihuela, desde donde parten dos acequias principales del sistema de riego de la Vega Baja (Alquibla y Molina) que datan de tiempos de la España islámica.

Los trabajos implican la recuperación de toda la estructura hidráulica, de la sillería que cobijan a Moquita y Pando así como del entorno de la zona para poner en valor un elemento hidráulico de gran valor.

El portavoz del equipo de gobierno, José Aix, ha explicado tras dar a conocer la adjudicación que con este paso “se cumple una reivindicación histórica de los vecinos que, por fin, en unos meses van a poder ver este espacio rehabilitado, que se va a convertir en una referencia del patrimonio hidráulico en nuestra comarca”, ha señalado durante la rueda de prensa que ha ofrecido junto a las Norias, en la pedanía de Desamparados.

En su intervención ha estado acompañado por miembros de la Asociación de Amigos de las Norias Gemelas ‘Moquita y Pando’. Su presidente, Pedro Valero, ha manifestado que una vez restauradas, el siguiente objetivo debe ser el de lograr la categoría de Bien de Interés Cultural. “De hechos nosotros ya estamos trabajando en un dossier para una futura solicitud y si no lo hace el Ayuntamiento nosotros lo tenemos preparado”, ha explicado.

El proyecto será una realidad después de más de tres años de gestiones, una vez que en septiembre de 2017 los regantes de las acequias Alquibla y Molina dieron el visto bueno a la cesión del Ayuntamiento por parte del Juzgado de Aguas, y también se contó con el apoyo de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) al proyecto.

Artículos relacionados

" "
CatalanSpanish