fbpx
18.1 C
Alicante

Níspero y cereza, salidas para camareros sin trabajo

La situación de confinamiento ha hecho que lleguen el 60% de los temporeros habituales y el 40% restante para hacer frente a las campañas de fruta de verano se verá suplido por parados que deja el sector de la restauración

- Publicidad -
- Publicidad -DipAlc IVACE
- Publicidad -DipAlcMachista

Alrededor del 40% de los temporeros que este año participan en la campaña del níspero en la zona de Callosa d’en Sarrià vienen del sector de la hostelería o son estudiantes buscando alternativas laborales para evitar el paro.

Así lo comenta el secretario de la Unió de Llauradors a la Comunitat Valenciana, Carles Peris, cuando explica que la oficina de intermediación laboral de la Unió ha recibido esta campaña para la recolección de fruta de verano, multitud de solicitudes de trabajo de personas provenientes del sector de la restauración que han visto como la crisis económica provocada por el coronavirus les ha dejado fuera del mercado laboral.

Un hecho que hará que el miedo a la falta de mano de obra de temporeros por la imposibilidad de desplazamientos durante la pandemia no se produzca en el caso de la Comunidad ya que aquí se calcula que han llegado un 60% de los habituales. Peris explica que la diferencia respecto a otros territorios como Andalucía es que “en la Comunitat tenemos muchas campañas agrícolas pero variadas y no tan grandes como en otros sitios por eso la mano de obra llega escalonada y no tenemos tantos problemas como en otras zonas donde todo se concentra en 3 o 4 meses y necesitan muchos trabajadores de golpe”.

FRUTAS DELICADAS

No obstante, en el otro lado de la balanza está la reticincia de algunos productores a que un 40% de los recolectores sean gente sin experiencia que pueda dañar el producto. “Bueno, hay una parte que no lo ve muy claro porque hay que pensar que tanto el níspero como la cereza que son las campañas que llegan ahora, son frutas muy delicadas y el trabajo hay que saber hacerlo y esta gente no tienen experiencia….”, apunta el secretario de la Unió.

Con todo, los agricultores se muestran prudentes y tampoco se atreven aún a valorar cómo serán estas campañas de fruta de verano ya que no hay que olvidar que una de las consecuencias del coronavirus en los consumidores es que las frutas que mejor han respondido “son aquellas que duran más, y que no son tan perecederas porque la situación y el confinamiento han cambiado también los hábitos de compra”.

Cabe recordar que una prueba de ello ha sido el repunte del precio en las variedades de nável tardías que ha llegado a duplicar su precio a pie de campo con un incremento de demanda del 30%.

- Advertisement -
- Publicidad -Convega
- Publicidad -DipApoyamos
- Publicidad -Apunt
CatalanSpanish