fbpx
28.2 C
Alicante
jueves, 9 julio , 2020

Molina Foix evoca su educación sentimental de los años 60 en su nueva novela

- Publicidad -
- Publicidad -Coronavirus
- Publicidad -Coronavirus
- Publicidad -DipuDeporte
- Publicidad -Torrevieja
- Publicidad -Teulada

Lo más leído

Aspe reduce el 50% de las licencias de apertura como impulso económico ante el Covid19

Las empresas y autónomos que abran un negocio tendrán esa reducción hasta el 31 de Diciembre.

La Diputación apuesta por potenciar “el turismo de interior, deportivo y ambiental de toda la provincia” con el Plan Catí

El presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, ha anunciado esta mañana la puesta en marcha de un estudio que aborde...

La Diputación impulsa ayudas para que los ayuntamientos mejoren su entorno natural

La institución provincial ha abierto el plazo de presentación de solicitudes (22 julio) al plan para la redacción de proyectos de restauración de zonas degradadas por el vertido incontrolado de residuos.

Sant Joan sigue con las obras de restauración de la Finca Ansaldo

Las obras de restauración de la Finca Ansaldo constan de dos fases y el proyecto está a pleno rendimiento.

El escritor Vicente Molina Foix evoca su educación sentimental en la España de los años 50 y 60, así como de algunos de sus compañeros de viaje en la Barcelona de los Novísimos en su última novela, “El joven sin alma. Novela romántica”, en la que se mueve entre la ficción y la autoficción.

Con “El joven sin alma. Novela romántica” (Anagrama), Molina Foix cierra, tras “El abrecartas” y “El invitado amargo” (coescrita con Luis Cremades), lo que el autor denomina sus “novelas documentales”, caracterizadas, cada una a su modo, por un elaborado reparto de las voces narrativas y la recreación de escrituras y figuras reales en un marco de pura fabulación. En esta tercera novela converge, a decir de la editora, Silvia Sesé, “la autoficción, la reflexión acerca de elementos vitales pero novelados, y finalmente un texto de una peculiar o triste vitalidad, aunque transpire una celebración de la vida”.

En la novela, Molina Foix describe su llegada a la Barcelona de los 60 cuando conoce a Pedro, Ramón, Ana María, Guillermo y Leopoldo, nombres de los personajes que se corresponden con los reales de Pere Gimferrer, Ramón ‘Terenci’ Moix, Ana María Moix, Guillermo Carnero y Leopoldo María Panero, que, como el propio Molina ha dicho hoy en la presentación, “comparten alma y algunas afinidades como el cine y la poesía”.

La novela se inicia con la excusa de una mudanza, que es “la peor de las metamorfosis”, puesto que da una buena idea del paso del tiempo y de la que se desprende un ejercicio de “melancolía”. Esa mudanza es el desencadenante de la novela como en “El abrecartas” lo fue una fotografía de grupo de la escuela de Fuente Vaqueros, en la que aparece Federico García Lorca con 4 años. Todas las historias de esa no declarada trilogía pasan en la España del siglo XX, “con sus guerras, sus paces, sus discusiones, y se mezcla la gran historia con la pequeña historia, es decir la historia de España contada en zapatillas” y tienen además un factor que los une: las cartas.

“El joven sin alma. Novela romántica” habla, ha dicho Molina Foix, de la experiencia de cinco años, entre julio de 1965 y 1969, de “unos jóvenes que quieren amar mucho, romper las normas y, sobre todo, ir mucho al cine para ver hasta 5 películas diarias, un grupo que se conoce a través de una revista de cine, Film Ideal, que hacía una crítica de cine muy culta y literaria, como no se ha hecho nunca en España”.

También está la historia de las protestas contra la dictadura y el diálogo entre Madrid y Barcelona, si bien, el autor remarca que “no se trata de una biografía o autobiografía de los Nueve Novísimos, acaso de la historia de un espíritu asociado a los Novísimos, que para mucha gente joven actual sigue siendo un momento interesante”.

Molina Foix subraya que “ante todo, quería hacer una novela cómica. Alta comedia como la que se incluye en escenas como la persecución de Camilo José Cela en las palmeras de Alicante, o cuando el joven Vicente llega a Barcelona y despierta el atractivo del joven salvaje que proviene de un lugar exótico; o el protagonismo de Ana María, la única chica del grupo, que tenía lista de espera de suicidas, porque a ella no le atraía ninguno”.

Aparte del juego de espejos entre realidad y ficción, el escritor de “El hombre que vendió su propia cama” o “La misa de Baroja” quería explicar, “a la manera proustiana”, una serie de motivos poéticos, como el tema del cigarrillo o los abrigos de piel, que “no son meras imágenes, sino núcleos que desarrollan acción”.

Sin vocación de ser historiador, Molina Foix prefiere la fábula y transmitir al lector “cosas inventadas que parecen reales y cosas reales que parecen inventadas”.

El Mayo del 68, la Primavera de Praga, los “felices” 70 se suceden en las páginas de la novela, a las que también se asoman el cine de Godard, Hitchcock, Fritz Lang o Kurosawa.

También te puede interesar

Últimas noticias

Orihuela inicia las obras de rehabilitación del Palmeral

Va incluido el Proyecto Picudo Cero, un plan arbóreo para poner en valor y conservar las cerca de 9.000 palmeras.

Torrevieja abre el plazo a ONGs para solicitar subvenciones

El presupuesto municipal para estas subvenciones asciende a 412.647,50 euros, siendo la subvención máxima a conceder por proyecto y entidad de 50.000 euros. Podrán solicitarse desde el 10 de julio hasta el 7 de agosto.

Aspe sancionará con 100€ a quien no lleve mascarilla cuando se deba

También refuerzan los controles de botellones y de aforos permitidos en reuniones y celebraciones, a fin de evitar contagios.

Redován tendrá WIFI gratuito en todas las plazas públicas

El concejal de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Redován, Adrián Ballester, ha dado a conocer la resolución recibida desde la Comisión Europea...

La bandera azul ya ondea en las playas de Elche

Hoy ha comenzado la sectorialización de las playas, una medida dirigida a garantizar que se mantengan las distancias de seguridad y la protección de los bañistas.
CatalanSpanish