Noticias de Alicante y provincia

domingo, 21 abril 2024

Marciano Gómez apuesta por una sanidad basada en ‘el esfuerzo, la eficiencia y la excelencia’

El conseller establece como líneas prioritarias la Atención Primaria, la atención a la Salud Mental y crear medidas frente al déficit de profesionales

El nuevo conseller de Sanidad, Marciano Gómez, ha mostrado su apuesta por una sanidad basada en lo que ha denominado “la Sanidad de las tres E”, que se fundamenta principalmente en “el trabajo con esfuerzo y la mejora de la eficiencia para poder alcanzar la excelencia”.

Marciano Gómez ha realizado estas declaraciones durante el acto de traspaso de la cartera de Sanidad de manos del anterior conseller, Miguel Mínguez, y que ha contado con la asistencia del president de la Generalitat, Carlos Mazón.

Según ha explicado el nuevo titular del departamento de Sanidad “me gusta hacer nacer lo nuevo, y quiero que nazca una organización realmente sencilla, tal y como lo define la nueva nomenclatura, Conselleria de Sanidad”.

Asimismo, Marciano Gómez, quien formó parte del equipo directivo de la Conselleria hace ya veinte años y médico de profesión, ha resaltado durante su discurso la importancia de favorecer la relación del médico y el paciente. “Me he ido y he vuelto, y durante este tiempo he estado tomando el pulso fino a lo que es la sanidad, a lo que siente el paciente”. “Además, me he dado cuenta de la importancia que tienen todas las decisiones que se toman aquí y su impacto en esa relación entre médico y paciente” ha indicado.

Por otro lado, el conseller ha señalado que en estos momentos nos encontramos con determinados problemas que hay que afrontar y solucionar, como es el colapso de la Atención Primaria, la crisis tras la pandemia, los problemas de la salud mental o el déficit de profesionales. Además, ha apuntado al problema generado tras la integración del CICU y ha manifestado que “se rectificará y Alicante y de Castellón volverán a tener CICU”.

Apuesta por la sencillez, el diálogo y la innovación

Gómez ha insistido en su propósito de crear una nueva organización sanitaria sencilla, “que conste de unas direcciones generales de Atención Primaria, Atención Hospitalaria o Farmacia”. Según ha explicado, “no habrá atención especializada porque toda nuestra sanidad está especializada”.

Durante su intervención, Marciano Gómez ha subrayado su intención de crear “una organización sin sectarismos, sin dogmas y sin ideologías” y ha indicado que “se trata de una organización en la que caben todos los recursos y sobre todo el talento, que es imprescindible para poder tener una organización de muchísimo nivel”.

Por otra parte, el conseller ha resaltado la importancia del diálogo, y ha añadido que “quiere una organización con método”. De hecho, se creará una secretaria autonómica de Planificación, Información y Transformación digital que permitirá facilitar la información, la cartera de servicios y a tener la planificación. Tal y como ha explicado Marciano Gómez, “queremos estratificar los departamentos en función de la cartera de servicios”.

Finalmente, ha apostado por una organización innovadora, y para ello ha destacado “la importancia de innovar y mejorar en conceptos como la jerarquización de la primaria o la fidelización de los MIR, ofreciéndoles un contrato cuando acaben durante dos años”.

Sanidad, objetivo prioritario del Consell

Por su parte, el president de la Generalitat, Carlos Mazón, ha asegurado que la sanidad valenciana es un “objetivo prioritario” del nuevo Gobierno valenciano y ha destacado “la experiencia, las ganas, la visión de futuro y el espíritu juvenil” de Marciano Gómez, quien ya estuvo al frente de una de las áreas de la Conselleria.

Mazón se ha referido a los “extraordinarios profesionales” de Sanidad y les ha agradecido la gestión realizada durante la que ha calificado de “peor pandemia de la democracia española”. Del mismo modo, ha valorado la “actitud extraordinaria” y “predisposición a colaborar” del equipo de la Conselleria que ha dirigido Miguel Mínguez, y les ha reiterado su agradecimiento por “la dedicación extraordinaria, y el bagaje que nunca tendrá suficiente reconocimiento institucional, social e histórico”.