La segregación del término municipal de El Altet provoca la dimisión del alcalde pedáneo

El alcalde de Elche afirma que el proceso de independencia de Ángel Jesús Soler iba contra los intereses generales de los ilicitanos

alcalde Diario de Alicante
El Alted

El alcalde pedáneo del Altet, Ángel Jesús Soler, presentaba esta mañana su dimisión forzado por el regidor de Elche, Carlos González, al defender la autogestión de la pedanía. La incompatibilidad de representar al Ayuntamiento en una pedanía y a la vez, promover su segregación del término municipal, ha sido el motivo por el que González le ha pedido que dimitiese del cargo. Soler es un activista de la plataforma El Altet Decide y aunque le ha recordado a González que fue elegido democráticamente por el 44% de los vecinos, también ha destacado sus tres años trabajando con dedicación por la pedanía.

El regidor ilicitano entiende que la unidad territorial y el esfuerzo en conjunto de la ciudad, los barrios y las pedanías es fundamental para impulsar el progreso social y alcanzar mejores cotas de bienestar, por lo que la independencia de cualquier pedanía carece de sentido. Pese a que el alcalde ilicitano se fijó como objetivo en 2015, cuando accedió a la alcaldía, de atender todas las necesidades de las pedanías por su elevado crecimiento en los últimos años en una población que demanda más y mejores servicios, pero la actitud del Gobierno Local representado por Carlos González según ha declarado Soler es de “ser todo menos democrático y participativo”. La dimisión de Ángel Jesús Soler no aplacará su defensa por la identidad propia de la pedanía de El Altet, que buscará la mejora en los servicios y dotaciones del vecindario. Aunque en el 2002, el Tribunal Supremo falló a favor de los intereses del Ayuntamiento de Elche, las aspiraciones de El Altet es el de convertirse en un pueblo más de la provincia de Alicante.

Por otra parte, González manifestó que Compromís debe entender que la consulta para el nombramiento de los pedáneos permite conocer las preferencias de los vecinos pero no legitima para actuar en contra del interés general del municipio. El concejal de Compromís, Felip Sánchez, ha señalado que el alcalde no ha entendido que los representantes pedáneos tienen el derecho a tener y manifestar su propia opinión personal, calificando de poco acertada la decisión que ha tomado el alcalde y no compartiéndola, a la vez, que ha advertido que estas actitudes censoras no ofrecen una buena salud democrática para el municipio. El alcalde también recuerda que no ha destituido a nadie y que no ha censurado ninguna opinión, pero insiste, en que no se puede representar al municipio y promover su ruptura desde la propia institución, que es la situación que se ha generado con el pedáneo de El Altet.