La Diputación de Alicante adjudica a Cruz Roja el servicio de Teleasistencia

Esta prestación gratuita, cuyo coste asciende a 1.740.000 euros, está dirigida a personas mayores y/o con discapacidad.

Juega Limpio Orihuela

La Diputación de Alicante adjudicará la prestación del Servicio de Teleasistencia Domiciliaria a Cruz Roja para los próximos doce meses. Un total de 13.200 usuarios se podrán beneficiar de este programa dirigido a asistir a las personas mayores y/o discapacitadas de la provincia.

La institución provincial destinará 1.153.290 euros para ofrecer esta prestación de forma gratuita a los usuarios de todos los municipios de la provincia y sin coste alguno para los ayuntamientos, salvo para Elche y Alicante, que asumen con 268.375 euros y 319.149 euros, respectivamente, el servicio para las personas que residen en dichas localidades.

El número total de terminales telefónicas asciende a 12.000, pudiendo aumentarse hasta 13.200, de las cuales 2.420 estarán en la ciudad de Alicante, 2.035 en Elche y 8.745 en el resto de municipios que conforman la provincia, correspondiendo su financiación a la Diputación. Con el nuevo contrato, que podrá prorrogarse por un año, se reduce de 12,91 euros a 10,99 el coste mensual por terminal.
La diputada de Servicios Sociales e Igualdad, Mª Carmen Jover, ha destacado el importante esfuerzo, tanto técnico como económico, que realiza la institución provincial “para mantener un servicio que constituye un eje fundamental de nuestra acción de gobierno, ya que somos conscientes de los beneficios que el mismo tiene para la población más vulnerable”.
Además de hacer frente al coste de la teleasistencia domiciliaria de 139 municipios, el departamento de Bienestar Social de la Diputación de Alicante gestiona también todas y cada una de las solicitudes que se presentan en las localidades, incluido en este caso también Elche, con la excepción de la ciudad de Alicante.

El servicio se complementa con una agenda personalizada y con diferentes tipos de dispositivos, todo ello sin coste adicional. Entre ellos, 1.000 detectores de caídas, 1.500 detectores de gas, 2.000 detectores de humo/fuego, 1.500 detectores de movilidad/pasividad, 1.500 adaptadores de hipoacusia, déficit visual y movilidad, 300 dispositivos de teleasistencia móvil para personas sordas y localizadores de personas con deterioro cognitivo, además de 2.500 unidades de control remoto adicionales para las personas beneficiarias.

Además, tal y como se recoge en el contrato, se ofrecerá a los usuarios que lo necesiten un servicio de acompañamiento para la realización de gestiones o visitas al médico, así como talleres, conferencias, cursos o viajes culturales por la Provincia.

La Teleasistencia Domiciliaria, a través de la línea telefónica y con un equipamiento de comunicaciones e informático específico, ubicado en un centro de atención y en el domicilio de los usuarios, permite a las personas mayores o personas discapacitadas, con sólo accionar el dispositivo que llevan constantemente puesto, entrar en contacto verbal “manos libres”, durante las 24 horas del día y los 365 días del año, con un centro atendido por personal específicamente preparado para dar respuesta adecuada a la necesidad presentada, bien por sí mismo o movilizando otros recursos humanos o materiales, propios del usuario o existentes en la comunidad.

Se completa esta prestación básica con una serie de adaptaciones tecnológicas y una atención personalizada que favorece la calidad de vida de los usuarios y la prevención de riesgos.

“El Servicio de Teleasistencia Domiciliaria se considera una prestación básica y esencial para el mantenimiento de las personas mayores en sus domicilios de forma autónoma y, al mismo tiempo, permite una atención permanente y con un mayor o menor grado de vigilancia y de prestaciones en función de las necesidades y características de cada usuario, en especial para las personas mayores que se encuentran solas y sin redes de apoyo ante una situación de emergencia”, ha resaltado Jover.