Joaquín Camps gana el premio Azorín 2019 con “La silueta del olvido”

El escritor valenciano conquista este prestigioso galardón con este "ingenioso" y "profundo" thriller policíaco. Camps realizó un discurso muy emotivo en una gala espectacular celebrada en el ADDA. El ganador logra 45.000 euros.

Joaquín Camps levantado su Premio Azorín 2019/elpais.com
Joaquín Camps levantado su Premio Azorín 2019/elpais.com
PublicidadJuega Limpio Orihuela

EL ADDA se vistió de gala para albergar una de las citas culturales más importantes de la provincia de Alicante, los Premios Azorín de Novela. En su vigésima sexta edición el ganador fue Joaquín Camps. El escritor valenciano ha conquistado al jurado con su ingenioso thriller policíaco llamado La silueta del olvido. Curiosamente hizo pública su novela con el pseudónimo de Víctor Palmer y el título ficticio de  Recordando olvidar.

El presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, fue el encargado de pronunciar las palabras mágicas: “El ganador es…Joaquín Camps”. El escritor valenciano recogió el premio muy emocionado y él mismo confesó que “no se lo esperaba” y que “era la primera vez que recibe un galardón como escritor”. Acto seguido, avanzó que su novela es “una intriga policíaca protagonizada por la inspectora Claudia Carreras, una agente con una discapacidad (padece cojera) que se enfrenta a un secuestro en el que poco a poco, irá descubriendo a los culpables y a sí misma”. Profundizando más en este rasgo, Camps declaró en rueda de prensa que necesitaba un defecto físico y esa discapacidad “podía modularla” por las circunstancias en que se produjo la lesión, y también porque “condiciona su carácter” y se convierte “en el termómetro de su nivel de estrés emocional”.

Publicidad

Otro de los momentos más emotivos fue cuando el ganador mencionó la relación especial que hay entre su abuelo y la ciudad de Alicante. Considera que alzarse con el Azorín en la capital alicantina es “más especial” porque su abuelo en 1920 partió de uno de los pequeños pueblos del interior de esta provincia, La Vall de Gallinera, rumbo a Nueva York, donde, “sin apenas saber leer ni escribir, trabajó de peón en las obras del metro” y “cien años después su nieto recibe un premio en Alicante”.

Otros rasgos que lo han llevado a este éxito han sido “la profundidad humana” de los personajes”, “el humor negro” y “la extrema habilidad  en descubrir sentimientos complejos”, según resaltó el escritor Juan Eslava Galán, miembro del jurado. Siguiendo la misma línea, el propio Joaquín Camps indicó que ha querido crear “una montaña rusa emocional” con la finalidad del que “el lector aborrezca y ame a los personajes para que reflexione sobre los prejuicios que existen a la hora de abordar situaciones moralmente ambiguas”.

De esta forma, Joaquín Camps Torres (Gandía, 1973), economista y catedrático especialista en el comportamiento humano  en la Universitat de València, se alza con el Premio Azorín 2019 cifrado en 45.000 euros.

El premio Azorín está organizado por el Grupo Planeta y la Diputación de Alicante. Precisamente, su presidente, César Sánchez, se congratuló de la importancia y del crecimiento de evento, y en su discurso hizo una mención especial a la figura del escritor Azorín con una emblemática cita: “Las lecturas que se hacen para saber no son, en realidad, lecturas. Las buenas, las fecundas, las placenteras son las que se hacen sin pensar que vamos a instruirnos”.

Un ganador y nueve finalistas de 215 participantes

El XXVI Premio Azorín de Novela ha contado con la participación de 215 obras (58 más que en 2018) procedentes de España (173), América (26) y Europa (2), mientras que las 14 restantes no se han especificado su procedencia. La periodista Mónica Carrillo  ha sido “la maestra de ceremonias” de la gala.

Los nueve finalistas fueron:

Agosto, de Bartletby (seudónimo).

Muere un guionista, de Marmordo (seudónimo).

Extrañas luces al anochecer, de Lupercia Argensola (seudónimo).

Croata, de Jorge García García.

Mentiras piadosas, de Mariam Vicente.

Noche de lobas, de Germán Temprano. .

El viaje, de Mary K. Clark (seudónimo).

Agujeros en la luna, de Antonio Secorún (seudónimo).

Solo un cobarde, de José Ignacio Carratalá Rabanal.

El jurado estaba compuesto por  el diputado de Cultura y Educación de la Diputación de Alicante, César Augusto Asencio (como presidente del jurado); los escritores Nativel Preciado, Reyes Calderón,  Rafael Poveda y Eslava Galán. Lo completan, Jaime Más, catedrático en Literatura y crítico literario y Belén López Celada, la directora de Editorial Planeta.

 

Publicidad