Un Salón de Plenos abarrotado acogió ayer por la tarde el acto institucional por el que Francisco Martínez Mojica (Elche, 1963) ha sido nombrado Hijo Predilecto de la ciudad. Un reconocimiento a su labor como investigador y por su contribución a la ciencia como el descubridor de un avance científico de relevancia mundial que está revolucionando la biología molecular y que está permitiendo desarrollar una tecnología de ingeniería genética que aprovecha el proceso natural del sistema inmune de las bacterias para la prevención y la cura de enfermedades como la diabetes, el cáncer, la distrofia muscular, entre muchos otros trastornos genéticos.

Mojica se convirtió en octubre de 2017 en el cuarto Hijo Predilecto de Elche por decisión de la Junta de Gobierno Local, aunque fue ayer cuando tuvo lugar el acto institucional de su nombramiento con la entrega de esta distinción. Antes que él fueron nombrados en la etapa democrática José Ferrández Cruz (1987), Antonio Martínez Maciá “Pin” (1996), Sixto Marco Marco (1999). Con posterioridad a Mojica fue nombrado Hijo Predilecto, el pasado 7 de septiembre de 2018, Vicente Verdú Maciá.

Cabe resaltar que el nombramiento de Hijo Predilecto de la ciudad es la máxima distinción que contempla el reglamento municipal de honores y distinciones.

“Distinguir al doctor Mojica como Hijo Predilecto de Elche es una forma de premiar un perfil humano que aúna un talento extraordinario con una humildad fuera de lo común”, ha dicho el alcalde, Carlos González, quien ha añadido que “los ilicitanos e ilicitanas nos sentimos profundamente orgullosos de contar entre nosotros con un eminente profesor y microbiólogo que refleja, como pocos, los valores del esfuerzo, de la constancia, de la perseverancia y la tenacidad aplicados al ámbito de la investigación científica y que conllevan el empeño firme, inquebrantable, por alcanzar las metas propuestas”.

Tal y como ha destacado González “este nombramiento es también una forma de ensalzar el valor que otorgamos a la ciencia y a la investigación y sus aplicaciones, que son un factor esencial para el crecimiento económico y desarrollo humano sostenible”.

Por su parte, la concejala de Relaciones Institucionales, Mireia Mollà ha indicado que “hoy es un día importante para Elx porque su municipio concede su máxima distinción al ilicitano y en estos momentos principal microbiólogo del mundo, Francis Martínez Mojica. Hoy es un día que escribe una página en la historia ilicitana. Somos conscientes de que su labor acedémico investigadora está cambiando en tiempo presente y en futuro la vida de todos y en todas partes del mundo. Sentirnos orgullosas y orgullosos porque alguien llegara a situar el nombre de Elx en la esfera más alta de la consideración científica mundial, los premio Nobel, es de los más bonitos sueños colectivos que se puede tener y que Francis y su equipo lo hicieran real es digno de valorar como se merece”.

Ha sido el doctor Justo Medrano, académico de Número de la Real Academia de Medicina de la Comunidad Valenciana, quien ha dado lectura de la “laudatio” repasando los numerosos logros científicos de Mojica y su valor humano.

Tras Justo Medrano ha tomado la palabra el homenajeado, quien ha comenzado su intervención asegurando que “esta es una excelente oportunidad para agradecer a muchísima gente que se lo merece lo que han hecho en distintos ámbitos para que esté yo hoy aquí. En pocas ocasiones he tenido delante de mí a casi todos los que desearía que estuviesen”.

“Este es un reconocimiento muy especial. No es uno de esos premios que se dan cada año”, ha dicho el investigador añadiendo que “dos nombramientos en cuarenta años y que haga dos décadas del último da buena prueba de lo exquisito que es ser Hijo Predilecto y esto aumenta más la sensación enorme que tengo, ese grandísimo honor de recibir la distinción más alta de un ayuntamiento”.

El investigador ha concluido su interevención mencionando a sus amigos y asegurando que “aunque la semana que viene recibiera una llamada diciendo que me habían otorgado el Nobel, les puedo decir que si esto ocurriera en ningún caso permitiría perder lo que da valor a todo lo demás, la relación con todos vosotros. Es algo que nunca podría sacrificar por nada más”.

La aportación de Mojica a la ciencia y al progreso humano, que la prestigiosa revista Science calificó como “el mayor descubrimiento del año 2015” está basada en su investigación de más de 25 años del sistema inmunológico de un microorganismo que habita las salinas, lo que le llevó en 2003 al descubrimiento de las secuencias genéticas CRISPR, lo que ha permitido desarrollar la técnica para modificar de forma muy específica y precisa los genes.

Las aplicaciones de este descubrimiento y de esta investigación de Mojica y su equipo en los campos de la biomedicina y biotecnología son prácticamente ilimitadas, y de hecho hay ya cientos de investigadores en todo el mundo desarrollando y utilizando estas técnicas, que en la práctica suponen el descubrimiento del mecanismo que desarrollan determinados microorganismos para hacerse más resistentes a los antibióticos y, por tanto, la posibilidad de lucha y desactivación del mismo.

En el año 2015 ya dos investigadoras, las bioquímicas Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna, consiguieron el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica precisamente basándose en el descubrimiento del científico ilicitano. En el año 2016 Francisco Juan Martínez Mojica fue distinguido con el premio “Rey Jaume I” por un jurado formado por 90 personas, entre ellos 23 premios Nobel, por su labor investigadora y por su contribución a la promoción de la ciencia y la investigación.

Muy recientemente, en agosto de 2017, el Albany Medical Center de Nueva York le ha elegido como ganador de su premio anual, uno de los más prestigiosos del mundo en medicina e investigación biomédica. Mojica es un firme candidato para los premios Nobel de Medicina y Química que se fallan en los próximos días.