fbpx

El Campello recupera la esencia de su fiesta

La 'Festa mare' resultó ser un extraordinario espectáculo de luz, sonido, música, color, fuego y alegría que los vecinos tardarán en olvidar

El Campello vivió anoche un claro ejemplo de que la ilusión, el tesón, el trabajo y la tecnología son capaces de superar todas la barreras que se le pongan por delante al ser humano. El novedoso acto anunciado como “Festa mare”, resultó ser un extraordinario espectáculo de luz, sonido, música, color, fuego y alegría que la familia festera y resto de vecinos tardarán en olvidar. En un alarde de imaginación, durante unos 90 minutos se ofreció en el parque Municipal un espectáculo que recreó de principio a fin las fiestas de Moros y Cristianos que por segundo año consecutivo no han podido celebrarse con la intensidad y profusión  de actos que marca la tradición por efecto de la pandemia sanitaria que, afortunadamente, ya toca a su fin.

Las concejalía de Fiestas que dirige Cristian Palomares (PP), Junta Festera de Moros y Cristianos que preside Marga Sebastià, junto con los embajadores, se empeñaron en que campelleros y campelleras vivieran con intensidad las fiestas, necesariamente diferentes, y vaya que lo consiguieron.

Desfiles, música festera y tradicional, alardo, caballos, arcabucería, lucha con espadas, sables , cimitarras y facatas, embajadas, procesión, correfoc y hasta desembarco se sucedieron impactantes sobre el escenario dispuesto en el parque y otros espacios de ese recinto, como lo pasillos de acceso y hasta la fuente misma, por donde navegó una pequeña embarcación que recreó el añorado desembarco para delirio de todos.

La majestuosidad del espectáculo era completa, con los estandartes de todas las comparsas sobre el escenario como protagonistas indiscutibles de las fiestas. Hubo conquista y reconquista mientras una inmensa pantalla proyectaba imágenes de fiestas pasadas celebradas con todo su esplendor y con miles de participantes, activos o meros espectadores, que es lo que hubiéramos vivido en circunstancias normales.

La magia del espectáculo lo inundó todo, y los efectos especiales impactaron y llegaron a emocionar al auditorio. Mucha emoción contenida y no tanto, porque alguna lágrima apareció en los rostros de los espectadores mientras sonaban las marchas moras y cristianas y voces en off entonaban las partes más destacadas de las embajadas.

“Ahir van caure els meus valents” y “Qué Alá vos guarde” se sucedieron según el momento histórico que se recreaba, para finalizar con una frase que resume el sentir mayoritario: “Tornarem a ser vencedors”.

Entre el público había una amplia representación institucional, encabezada por el alcalde Juanjo Berenguer, y de la que formaban parte los concejales Cristian Palomares, Marisa Navarro, Dorian Gomis y Maricarmen Alemañ (todos ellos del PP), Mercé Pairó (Cs), María José Sañudo (Vox), Vicent Vaello, Raquel Marín y Pablo Vicente Llinares (por parte del PSPV), y sobre el escenario el portavoz de Compromis Benjamín Soler, integrante de la Colla Larraix, que no podía faltar a la cita con nuestra música tradicional.

Y cuando todo parecía que acababa, la guinda la puso la Pirotecnia Grupo Meteoro, que eligió El Campello para estrenar un novedoso e innovador espectáculo piromusical que llenó de fuego, luces, efectos especiales y música el recinto, mientras en la pantalla se proyectaba el mensaje más esperado: “Des de l’alba a la fosca, hem de viure plens de festa”.

CatalanSpanish