El FIB más solidario se marca el reto de rozar los 50.000 asistentes diarios

La vertiente solidaria y el récord de asistentes, con una previsión de "rozar" los 50.000 "fibers" diarios y sumar 200.000 en sus cuatro días de celebración, marcarán la vigésima cuarta edición del Festival Internacional de Benicàssim (FIB), según ha confirmado este jueves el director del certamen, el británico Melvin Benn.

FIB
PublicidadJuega Limpio Orihuela

La vertiente solidaria y el récord de asistentes, con una previsión de “rozar” los 50.000 “fibers” diarios y sumar 200.000 en sus cuatro días de celebración, marcarán la vigésima cuarta edición del Festival Internacional de Benicàssim (FIB), según ha confirmado este jueves el director del certamen, el británico Melvin Benn.

Save the Children y Cruz Roja serán las organizaciones a las que el festival destinará los fondos recaudados en una campaña promovida entre su personal invitado y un partido de fútbol benéfico, todo ello enmarcado por un cartel que se ha ido conociendo desde hace meses.

Publicidad

“Veinticuatro años es mucho. Cuesta creer que se pueda mantener la relevancia e importancia de un festival durante tanto tiempo, pero lo hemos conseguido; es clave moverse, y tratar de aprender y hacer las cosas mejor”, ha señalado durante la presentación del festival, que se celebra del 19 al 22 de julio.

Durante estos años, el festival, el primero instalado en Benicàssim, ha atraído a 3,5 millones de personas, según ha resaltado la alcaldesa del municipio, Susana Marqués, que ha asistido al acto de presentación junto al presidente de la Agencia Valenciana de Turismo, Francesc Colomer, y el presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner.

Durante la presentación Benn ha resaltado el “fantástico” cartel con el que aterriza el festival y ha reconocido que el concierto de Travis Scott es el que más ganas tiene de ver, “por ser un artista eléctrico y de los más excitantes”. Junto a él, ha destacado la presencia de The Killers, Liam Gallagher y Pet Shop Boys en una propuesta musical con la que ha reconocido sentirse “encantado” y espera colgar el cartel de “no hay entradas” por segundo año consecutivo.

El director del FIB ha señalado que el aforo máximo diario del recinto se sitúa en 50.000 personas y ha añadido: “Rebasaremos seguro los 40.000 por jornada y nos acercaremos lo máximo posible a los 50.000 diarios”, con lo que cerraría la edición con 200.000 personas frente a las 177.000 del pasado verano.

Entre las novedades Benn se ha referido a las dos iniciativas solidarias a beneficio de Save the Children y Cruz Roja y a la instalación, por primera vez, de un punto violeta para denunciar las agresiones sexistas. El personal invitado, “no el público” –ha aclarado Benn-, aportará una cantidad simbólica de diez euros que se destinará a sendas organizaciones. En la misma línea se celebrará un partido de fútbol benéfico en colaboración con el Villarreal para Save the Children.

Por último, ha indicado que Cruz Roja gestionará el primer punto violeta en el FIB, un enclave ya habitual en otros de los festivales que gestiona Benn en Reino Unido; será un espacio de información, sensibilización y atención ante situaciones de violencia de género que puedan darse en el interior del recinto.

Por su parte, Susana Marqués ha confirmado que ya se ha alcanzado un acuerdo con los propietarios de los terrenos donde se asienta el recinto de conciertos, y que desde este lunes los contratos “se están firmando con total normalidad”. La alcaldesa ha indicado que el FIB “no es sólo un festival, sino una forma de vivir” y ha hecho suyo el deseo de Melvin Benn de batir un nuevo récord: “Queremos un nuevo ‘sold out’ y que el FIB brille en toda su fortaleza”.

De “fuerte” ha calificado también Javier Moliner a la cita musical, “al abrigo de la cual nos hemos convertido en expertos a la hora de organizar festivales”, ha indicado en alusión al Rototom Sunsplash o el SanSan, los otros dos macrofestivales con sede en Benicàssim.

Por último, Francesc Colomer ha definido la del FIB como “una historia de éxito” y ha añadido que la longevidad del festival radica “en personas como Melvin y su capacidad de organizar, de promover y presentar un cartel que arrastre al público; y en el destino: Benicàssim, donde todo es posible”.

Publicidad