Noticias de Alicante y provincia

domingo, 3 marzo 2024

Las farmacias de Alicante ‘preocupadas’ ante la falta de medicamentos para diabéticos

La promoción irregular del medicamento para diabéticos Ozempic, iniciada por rostros famosos como Kim Kardashian, con fines adelgazantes, ha provocado una grave crisis a nivel mundial

En todo Alicante, la comunidad médica, las oficinas de farmacia y los pacientes se enfrentan a una grave crisis debido a la aguda escasez de Ozempic (semaglutida), un medicamento esencial en el tratamiento de la diabetes tipo 2.

En los últimos meses, la situación se ha agravado considerablemente y se prevé que el cierre de este último trimestre sea el peor del año en cuanto a la disponibilidad de este fármaco. Según aseguran desde LUDA Partners, la primera y única red digital de farmacias que se dedica a hacer frente al desabastecimiento de medicamentos en España, en los dos últimos meses, las búsquedas en su herramienta tecnológica han aumentado un 98% respecto a las semanas posteriores al verano.

En este sentido, las farmacias alicantinas están experimentando un preocupante desabastecimiento de Ozempic, lo que ha llevado a un panorama muy pocas veces visto hasta ahora: listas de espera para los pacientes que necesitan este medicamento para mantener bajo control su diabetes. “Desde hace varios días, en nuestra farmacia tenemos una lista de espera que incluye varias decenas de pacientes. La gente está desesperada y cuando nos llega una nueva caja de Ozempic, les intentamos llamar para decirles que lo tenemos disponible, pero lo dispensamos en apenas minutos”, comenta Pepe Jaén, farmacéutico de la Farmacia Cristina Vivó de Elche.

De este modo, el impacto de esta escasez se ha hecho sentir entre los propios pacientes diabéticos, quienes se encuentran en una situación de incertidumbre y preocupación por la falta de acceso a un tratamiento que controla de manera eficaz los niveles de glucosa en sangre y reduce el riesgo de complicaciones cardiovasculares.

El testimonio de la Farmacia Cristina Vivó, que forma parte de la red de farmacias LUDA, refleja la frustración que enfrentan a diario al no poder dispensar el medicamento a aquellos que lo necesitan. “En general, los pacientes con diabetes están indignados porque saben que esta medicación se está utilizando irregularmente para adelgazar y ellos lo necesitan para continuar con sus tratamientos, que han sido marcados por un médico”, agrega Jaén.

Ante este escenario, tanto profesionales de la salud, como autoridades farmacéuticas, se encuentran buscando soluciones urgentes para intentar paliar la escasez y garantizar el acceso continuo a tratamientos esenciales para los pacientes diabéticos. Por su parte, desde el Ministerio de Sanidad piden que estos medicamentos se prescriban solo para uso autorizado, tratando de evitar así su desabastecimiento, pues análogos como Trulicity, Victoza o Fiasp también están presentando problemas de suministro.

La falta de Ozempic, en sus tres presentaciones diferentes, ha intensificado la presión en las farmacias y el sistema sanitario en su conjunto. Los pacientes se ven forzados a volver a consulta al no encontrar su medicación, sin garantías de poder llegar a tener un nuevo tratamiento pautado, que podría no resultar el más efectivo para sus necesidades médicas individuales.

Las farmacias colaboran para hacer frente al desabastecimiento de medicamentos

Aunque algunos medicamentos pueden tener sustitutos, si el médico ha prescrito una presentación concreta, los farmacéuticos, en muchos casos, no están autorizados a cambiar el medicamento del paciente por otro equivalente.

Por ello, si la farmacia no puede dispensar el medicamento debido a que presenta problemas de suministro, el paciente debe regresar al médico, informarle sobre la situación y que este le cambie la receta. Sin duda, todo un proceso tedioso y que se dilata en el tiempo incidiendo directamente en pacientes con afecciones graves y sobre el sistema sanitario, saturándolo aún más si cabe.

Es precisamente ante crisis como esta, cuando resulta tan necesaria la colaboración de las boticas a través de propuestas tecnológicas como la herramienta LUDA. Gracias a esta sencilla, pero eficaz solución, los pacientes pueden acudir a su farmacia de referencia y en caso de que existan problemas de suministro en este tipo de tratamientos, los farmacéuticos pueden localizar los medicamentos necesarios a través de una búsqueda inmediata en la herramienta LUDA y aportar una solución al instante.