Empresarios alicantinos acuerdan proponer a Fomento un ‘peaje blando’ para la AP7

La reunión, promovida por la Cámara, se ha realizado ante la petición de la Comisión de Turismo que preside Gema Amor, por la necesidad de llegar a consenso de los diferentes sectores empresariales

Juega Limpio Orihuela

Representantes de los partidos políticos parlamentarios y de las asociaciones más representativas del sector empresarial, integradas en diferentes comisiones informativas de la Cámara se han reunido este lunes para constituir la Mesa de la AP7.

La reunión, promovida por la Cámara, se ha realizado ante la petición de la Comisión de Turismo que preside Gema Amor, por la necesidad de llegar a consenso de los diferentes sectores empresariales. Entre las conclusiones más destacadas de este encuentro se ha acordado estudiar y proponer al ministro de Fomento alguna fórmula de peaje blando con una concesionaria que se haría cargo, a cambio de la concesión a 40 años, de acometer diferentes infraestructuras necesarias para la provincia de Alicante.

Para esto, la Cámara, según se ha acordado en la mesa, se pondrá en contacto con el ministro en funciones de Fomento para que, a pesar de que se ha manifestado reiteradamente desde el gobierno que el 1 de enero se liberalizará el peaje, que no se cierren las puertas definitivamente a opciones que podrían ser muy beneficiosas para el conjunto de la economía de la provincia de Alicante y la economía nacional, al menos según se ha planteado en esta mesa.

Cabe destacar que el debate inicial de esta mesa trataba de responder a preguntas ya tan clásicas como si es mejor que exista peaje o una liberalización absoluta, si hay alternativas intermedias, quién soporta en mayor medida el peaje, quién soportará los previsibles costes de mantenimiento, qué solución provoca los mejores efectos medioambientales y de congestión de las vías de comunicación, o si la solución que se adopte, compromete las inversiones futuras en infraestructuras para la provincia de Alicante.

No obstante, para los sectores más críticos, la constitución de esta mesa, después del anuncio de la liberalización y además inmersos en precampaña electoral, no deja de verse como una puesta en escena tardía de un debate intencionado y a demanda de una parte importante de los usuarios pero, evidentemente, no la única que tendrá que asumir las consecuencias, sean cuales sean, de lo que implique la decisión que finalmente se tome.