El Ayuntamiento de Elche pone en marcha un protocolo para prevenir agresiones a empleados municipales

El concejal de Recursos Humanos, Ramón Abad, informa de que no constan casos de violencia, pero que se implantará para evitar que se den este tipo de situaciones

Josep Manel Sánchez
Juega Limpio Orihuela

El concejal de Recursos Humanos, Ramón Abad, y el de Igualdad, Políticas Sociales e Inclusivas, Mariano Valera, han presentado esta mañana el nuevo Protocolo de Prevención de Acoso al Empleado Público Municipal, que ha sido elaborado entre el propio personal, el Departamento de Prevención de Riesgos Laborales del Consistorio y los representantes de los trabajadores.

Aunque en RRHH no constan agresiones a empleados municipales por parte de la ciudadanía, según ha manifestado Abad, se reconocen situaciones tensas puntuales. “El Ayuntamiento tiene que poner todos los recursos disponibles con el objetivo de saber cómo actuar en escenarios de riesgo, así como implementar las medidas preventivas y de seguridad”, ha dicho Abad. Las citadas medidas pasan por la adecuación de infraestructuras e inmuebles y las disposiciones a seguir durante y con posterioridad a posibles actos violentos: asistencia sanitaria, psicológica y legal, comunicación, investigación del hecho…

La experiencia se está llevando a acabo con los empleados de los Centros Sociales, especialmente con los trabajadores sociales, “los más expuestos al estar en contacto con personas de alta vulnerabilidad social”, ha recalcado Abad.

Valera, por su parte, ha valorado la experiencia piloto, de la que se han extraído decisiones concretas como la colocación de cartelería en los Centros Sociales informando sobre los derechos y obligaciones de los servicios base como de advertencia de las sanciones por incumplimiento. A largo plazo, se prevé la instalación de cámaras de seguridad y un sistema de alarma o “botón del pánico” para que, en palabras de Valera, “los empleados municipales se sientan respaldados por la administración en la que trabajan”.

Abad ha finalizado recordando que los servidores públicos no son el problema sino la solución a las inquietudes de los usuarios de los servicios municipales, y que se trabaja en prevención para que situaciones de tipo violento no lleguen a suceder. “A las administraciones nos acusan de actuar a posteriori. Sin que haya ocurrido ninguna experiencia extrema, y para evitar que se den, creamos este protocolo”.