Noticias de Alicante y provincia

domingo, 4 diciembre 2022

Tráfico de drogas, móviles y armas blancas en la cárcel de Villena

Internos de la cárcel de Villena poseían teléfonos móviles, a través de los que compraban y vendían droga o hablaban con el exterior.

Los internos de la cárcel de Villena siguen haciendo de las suyas. Recientemente, los funcionarios de esta prisión encontraron a un interno un smartphone «de grandes dimensiones» tras realizarle un cacheo. Ya tenían sospechas, y resolvieron todas sus dudas.

- Advertisement -

Un smartphone en el que había diferentes grupos de WhatsApp formado por internos del centro y personas de la calle. En estos grupos «aparecían conversaciones donde se trataban pedidos de drogas, móviles y pagos…», afirman desde Tu Abandono Me Puede Matar (TAMPM). Algunos de los mensajes eran del tipo ‘queremos hacer un pedido de hachís, heroína, éxtasis y trankimazines’. O ‘el pago se hace como siempre, por Bizum, dime cuándo lo tendré’.

Imagen de TAMPM

Esto alarmó de sobremanera a los funcionarios, porque «nunca antes se habían encontrado con un método tan sofisticado de tráfico de drogas y móviles. Además, en este terminal pudieron visualizar vídeos, en los que aparecían internos en las zonas comunes, jactándose y burlándose de las medidas de seguridad. También vídeos de internos haciéndose tatuajes y afilando pinchos, es decir, armas blancas fabricadas por internos». Así lo explican desde esta Asociación, que aseguran que ya se ha detectado y desarticulado la vía de entrada de estos terminales.

- Advertisement -

Se trataba de uno de lo internos de confianza, que salen de permiso y realizan trabajos de jardinería y limpieza en el exterior del recinto. «Aprovechaba para introducir estos terminales cuando regresaba al interior del centro tras su jornada de trabajo», añaden.

Internos conflictivos y violentos

Para los funcionarios de prisiones, descubrir este tipo de «tramas de narcos» supone exponerse «a un elevado peligro». Pues, el hecho de sorprender a varios internos y estar uno o dos funcionarios, «puede provocar una situación en la que lo más normal es que los internos aborden al trabajador, lo amenacen a él y a su familia, o incluso lo agredan», aseguran desde TAMPM.

«La tipología de este tipo de internos es de un perfil muy conflictivo y violento. No sólo nos exponemos en el momento en el que iniciamos la investigación interna, sino que al convivir todos los días, se inicia una situación tensa. Aflora el revanchismo, y deriva en nuevas amenazas y denuncias falsas para atemorizar al trabajador».

«Ciertos departamentos, es lo más parecido a estar en el infierno»

«En ese sentido, tampoco tenemos la mínima protección. Y nos sentimos vulnerados como trabajadores y como ciudadanos», denuncian desde Tu Abandono Me Puede Matar. Además, destacan, que muchas veces «siguen acosando y amenazando a sus ex-parejas, o coaccionan y amenazan a familiares de otros internos».

«El mundo carcelario, en ciertos departamentos, es lo más parecido a estar en el infierno. Da igual si eres fuerte y malo. Siempre habrá otros peores que querrán dominar el patio», aseguran.

Imagen de TAMPM

La Asociación denuncia que se está dejando «en manos de los internos más conflictivos el control de las prisiones», lo que hará que las prisiones sean cada vez más peligrosas. Sobre todo para aquellos internos que son respetuosos con el régimen de vida en prisión, y que intentan cambiar aquella conducta que les llevó a delinquir. Hablamos de un 70% de internos cuya conducta es adecuada. Pero ese 30% restante…

Los funcionarios luchan por que la prisión no quede en manos de los internos. «Sería algo catastrófico, también para la sociedad. No hay que olvidar que, antes o después, van a ser liberados, y los tendremos en las calles cerca de nuestros hijos», concluyen.

CatalàEspañol