fbpx

Tras el Día del Comercio Local, los comerciantes piden más apoyo y ayudas ‘reales’

Los comerciantes reclaman estar presentes en la mesa del Patronato de Turismo y en la toma de otras decisiones de la ciudad.

El Día del Comercio Local de la Comunidad Valenciana ya es una realidad. Desde ayer, esta fecha queda marcada en el calendario para poner, año tras año, en valor el comercio de proximidad.

Así lo presentaban la semana pasada Rafael Climent, conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, y Luis Barcala, alcalde de Alicante. Esta fecha no fue escogida al azar. De hecho, de cara a los próximos años, se pretende empezar desde las fiestas del 9 de octubre. O a partir del día 12 en adelante. Así, el objetivo es «dinamizar nuestra economía en un período en el que venimos del inicio del colegio, donde compramos mucho, y nos acercamos a navidades», explicaba el conseller Climent.

«El comercio local tiene valores de convivencia y de vida. Y muchas personas han vuelto a mirarlo conscientes de la importancia de tenerlos cerca de casa», afirmaba Climent. También agradecía el trabajo de este sector durante la pandemia. De ahí la importancia de que no se quede en un día exclusivamente conmemorativo. Sino una invitación a preservar este modelo de comercio, que debe celebrarse los 365 días del año.

Una iniciativa apoyada por comerciantes

Vicente Armengol, vicepresidente de FACPYME, la Federación Alicantina de Comercio de la Pyme, asegura que el 25 de octubre «siempre será una fecha especial, con la que se brinda un merecido homenaje al sector». Por otro lado, también se pone en evidencia todo lo que representa el consumo de proximidad: «Consumo responsable, sostenible, que aporta riqueza local y empresarial, no perjudica al territorio, ofrece un empleo de calidad basado en la conciliación, la estabilidad, oportunidad…», explica Vicente Armengol. Hablamos, además, de un sector que promueve la singularidad de productos artesanos y autóctonos «que siguen dando esa confianza y cercanía a los ciudadanos», afirma Vicente. «Damos vida a nuestros entornos, y ayudamos al impulso y desarrollo de nuestra ciudad y la calidad de vida de los ciudadanos», añade.

Sin duda, y bajo el punto de vista de Vicente Armengol, «este día repercute positivamente al comercio local. Y a todo el entorno de nuestra ciudad, que tan faltas han estado durante la pandemia de la actividad comercial a la que estábamos habitualmente acostumbrados».

De ahí la importancia de rendir homenaje a este sector que «supone el 12% del PIB en Alicante y la Comunidad Valenciana. Y más del 11% a nivel nacional. Aportamos a que esta ciudad tenga una identidad, porque el comercio local también aporta una identidad a Alicante. Y es imprescindible para un sector que tanto necesitamos ahora, como es el turismo. Y desde luego, el comercio es una pieza muy importante de este sector», comenta Vicente Armengol.

Por eso, y aprovechando la celebración del Día del Comercio Local, los comerciantes siguen reclamando «la presencia del comercio en la mesa del Patronato de Turismo de la ciudad de Alicante. Con voz y voto», afirma Vicente.

«Es imprescindible que estemos en cualquier toma de decisiones que tengan que ver con esta ciudad, en cuanto a turismo, urbanismo… la Administración debe contar con nosotros porque somos un sector muy importante», explica el vicepresidente de FACPYME, que recuerda que «en recaudación de impuestos del IBI, sólo el comercio aporta más de 10 millones de euros anuales a las arcas de nuestro Ayuntamiento».

Más apoyo ‘real’

¿Se está cuidando y ayudando al comercio local como se debería? Vicente Armengol asegura que «no tanto como nos gustaría. Después de esta dura pandemia, ahora más que nunca tenemos que encontrar apoyo, pero apoyo real. Sin fisuras por parte de las administraciones para un sector tan importante». Además, también solicitan que se cuente con su opinión y aportaciones, «que siempre serán constructivas para ayudar a que nuestra ciudad de Alicante vuelva a ese pedestal como capital de provincia a nivel de compras».

Y para impulsar el comercio local hace falta «una ciudad más limpia, mejor iluminada, y sobre todo un modelo de ciudad en el que se integre el comercio como eje y motor económico de la ciudad. También ahora más que nunca esperamos que los ciudadanos se hayan dado cuenta de que quienes están realmente cerca, siempre a su lado, somos el pequeño comercio, el comercio local, el de al lado de casa. El de la vuelta de la esquina», concluye.

CatalanSpanish