La débil posición de Eva Montesinos en Alicante da alas a la oposición

Eva Montesinos debe conseguir un difícil decimoquinto escaño para conseguir la alcaldía en Alicante, un voto que se venderá caro.

urbanismo
PublicidadJuega Limpio Orihuela

Si los últimos meses de Gabriel Echávarri no han hecho más que ser una pesadilla de acusación tras acusación que se han sumado en una doble imputación y que ha resultado en una situación más que paradójica. Después de empujar a Sonia Castedo (PP) fuera del alcance de la vara de mando, ahora Echávarri debe dejarla bebiendo del mismo veneno por la doble imputación que sufre por un caso de fraccionamiento de contratos y otro por despedir a la cuñada del portavoz de la oposición Gabriel Echávarri.

En este panorama Eva Montesinos debe sostener el timón durante los próximos 13 meses, si consigue los 15 concejales que le deben aupar al rango de alcaldesa, de ello todavía están pendientes muchos factores, uno de ellos es que se pueda ganar la simpatía de uno de los dos concejales no adscritos Belmonte y Sepulcre, otro más improbable es que consiga la abstención de Ciudadanos, dando siempre por sentado que Guanyar y Compromís no le retiren el apoyo. En todo caso un gobierno en minoría en el que Echávarri se ha visto en una posición débil llena de acuerdos volátiles que desde el momento de verse preso de las acusaciones judiciales han hecho su día a día imposible. Para Montesinos será liderar la voluntad de un partido grande sometido a la voluntad de los más pequeños.

Publicidad

De hecho la alcadía no es una victoria, ni de lejos asegurada para Montesinos, si no alcanza un acuerdo de 15 escaños, inmediatamente el PP como lista más votada en 2015 obtendría la alcaldía. Un escenario extraño, aunque evitará la coalición progresista y que desvanecería la bandera con la que se alzó Echávarri de barrer al PP de Alicante tras 20 años de supremacía electoral. Podríamos ver en un instante de pestañeo a Luis Barcala sostener la vara de mando a un año de elecciones y marcar un radical cambio de rumbo en la política alicantina.

Publicidad