La venganza se consumó en moción de censura y se salda con un alcalde a punto de ser expulsado de su partido. Todo apuntaba a que los ediles no harían caso de la ejecutiva de su propio partido y secundarían la moción de censura presentada en enero y así ha sido. Compromís per Benitatxell se ha servido para la maniobra del exedil del PP Toni Colomer y Nieves García (IMA) actualmente procesada por corrupción.

El pleno se ha iniciado a las 11:00 y ha puesto punto y final a tres años de mandato del la coalición formada por RED (antiguos miembros de Compromís), PP y Pideb. Ahora con las firmas de Compromís, IMA y Toni Colomer, el ayuntamiento cambia de colores, al menos por siete meses.

Según fuentes locales, la venganza era inveitable, pues el alcalde Josep Femenia fue miembro de Compromís hasta que fue expedientado. Ahora, sus antiguos compañeros de filas han conseguido arrebatarle la vara de mando de la alcaldía en una maniobra que parece que poco tenía que ver con las siglas, pues Compromís ya informó que de apoyarse en una procesada para obtener la alcaldía, serían expulsados del partido.

Josep Femenia, aclamado en su salida del pleno

Muchos simpatizantes, tanto locales, como de la formación Demòcrates Valencians, en la que ahora concurre Femenia, se han acercado a arropar al alcalde saliente en un momento que, lejos de ser amargo, han celebrado como una victoria, pues ven en esto un rédito electoral de cara a las elecciones de mayo.

El secretario general de Demòcrates Valencians Natxo temiño, ha señalado en declaraciones a la prensa que “Se han impuesto -de momento- intereses particulares sobre los colectivos de Poble Nou, los intereses particulares de concejales procesados y expulsados. La legislación anticorrupcion y antitransfuguismo, es insuficiente después de que el Tribunal Constitucional derogase buena parte del art.197 de la LOREG.”