mosquito tigre
RSU Orihuela

El Ayuntamiento de Benidorm va a reeditar la campaña de información para controlar la aparición del Mosquito Tigre y evitar su propagación. Así, el alcalde, Toni Pérez, ha firmado un bando con las recomendaciones que deben tomar los ciudadanos para impedir la cría y desarrollo de este mosquito, que estará publicado en la web del Ayuntamiento (www.benidorm.org) y se colocará también en todos los edificios municipales.

Además, y al igual que en años anteriores y en coordinación con la Concejalía de Sanidad, a partir de esta misma semana la concesionaria del agua, Hidraqua, incluirá en los recibos un díptico con las recomendaciones principales, según ha indicado el edil de Medio Ambiente, José Ramón González de Zárate.

De Zárate ha recordado que “el 90% de los focos de cría y desarrollo se producen en el ámbito particular y privado como patios, jardines y terrazas y por eso pedimos la colaboración de todos los ciudadanos para que adopten en sus hogares las medidas preventivas correspondientes”.

El concejal ha explicado que el Mosquito Tigre, a diferencia del común, “necesita muy poca agua para reproducirse”, por lo que el medio más proclive para su aparición son pequeños recipientes como jarrones, cubos, platos bajotiestos, bidones sin tapa, y piscinas abandonadas con pequeña cantidad de agua, imbornales, pequeños encharcamientos superficiales tras el riego, u oquedades en troncos arbóreos.

Las principales medidas a adoptar en los hogares son: retirar de la intemperie los objetos que puedan acumular agua como los jarrones, cubos o bajotiestos ya indicados; mantener las piscinas y fuentes ornamentales en buenas condiciones higiénico-sanitarias o mantenerlas totalmente secas en caso de que estén vacías; cambiar a menudo el agua de plantas acuáticas y la de los bebederos de animales domésticos; revisar periódicamente los desagües y canaletas para que estén limpios y sin obstrucciones; y hacer lo mismo con los patios, terrazas y jardines.

De Zárate ha indicado que desde el Ayuntamiento “estamos ya trabajando en imbornales, red de agua y todas las zonas públicas para evitar la aparición de focos”. Concretamente, se está controlando el estado del alcantarillado y de los pluviales, así como de los parques, jardines e imbornales para atajar posibles focos. Además, se ha formado al personal de limpieza para evitar la acumulación de aguas tras el baldeo.

PublicidadDesayuna con Diario de Alicante