Dos detenidos en Calp por robos y hurtos a extranjeros de edad avanzada

La Guardia Civil ha detenido, en dos operaciones en Calp, a dos personas como presuntos autores de los delitos de hurto, estafa bancaria y robo con violencia e intimidación sobre extranjeros de avanzada edad.

PublicidadJuega Limpio Orihuela

La Guardia Civil ha detenido, en dos operaciones en Calp, a dos personas como presuntos autores de los delitos de hurto, estafa bancaria y robo con violencia e intimidación sobre extranjeros de avanzada edad.

Los detenidos son un hombre francés de 34 años y a una mujer rumana de 28 años, según ha informado el instituto armado. El primer detenido ha sido el ciudadano francés que supuestamente abordaba a ciudadanos extranjeros cuando hacían uso del cajero automático.

Publicidad

Según la Comandancia, siempre bien vestido y con “apariencia de turista” y se dirigía a ellos con el pretexto de que el cajero no les había entregado todo el dinero. Amablemente, les pedía que volvieran a introducir su tarjeta para subsanar el error, momento que aprovechaba para observar el número PIN.

Una vez conseguía la clave, utilizaba todo tipo de artimañas para sustraer la tarjeta y hacerles creer que el cajero se la había “tragado”.

De este modo actuó en Calp, l’Alfàs del Pi y Santa Pola, hasta que agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Calp establecieron un operativo de vigilancia y lograron localizarlo en las cercanías de un cajero mientras acechaba a una nueva víctima.

Se calcula que este hombre de 34 años, detenido como presunto autor de tres delitos de hurto y estafa bancaria, habría estafado la cantidad de 3.000 euros en la costa alicantina, aunque también posee antecedentes por estafas similares en Francia. Tras pasar a disposición judicial, ha quedado en libertad con cargos.

ROBOS CON ABRAZOS

Asimismo, se ha detenido a una mujer como presunta autora de tres delitos relacionados con el método abrazo en los que se acercaba a hombres mayores y, tras dirigirse a ellos de forma cariñosa, con besos y abrazos, conseguía sustraer relojes de alta gama y otros efectos de gran valor.

Esta mujer, sobre la que constaban requisitorias de varios juzgados, trató de evitar la detención dando a los agentes una identidad diferente a la que figuraba en las requisitorias. Poseedora de dos documentos acreditativos de identidad, uno con el apellido de soltera y otro con el apellido de casada, los alternaba a conveniencia para despistar a las fuerzas y cuerpos de seguridad.

Finalmente, confesó ambas identidades y fue detenida como presunta autora de un delito de robo con violencia y dos delitos de hurto. Tras su detención quedó en libertad con cargos.

Publicidad