Barcala se desmarca de la politización del Teatro Principal con la confirmación de Sanguino

El alcalde confirma como director del Teatro Principal a Francesc Sanguino, que accedió a la cúpula del Principal en septiembre de 2015, con la llegada al gobierno local de Alicante del tripartito formado por PSOE, Compromís y Guanyar.

Juega Limpio Orihuela

El alcalde Alicante Luis Barcala ha decidido confirmar al director del Teatro Principal, Francesc Sanguino, al frente de la gestión del emblemático centro cultural, supeditada a la consecución de los objetivos de programación y de gestión económica previstos.

El Ayuntamiento de la ciudad es en estos momentos propietario al 50% del Teatro Principal, el mismo porcentaje que el banco Sabadell, el segundo dueño del coliseo de la plaza Ruperto Chapí. Con la planteada incorporación de la Generalitat al Teatro Principal, la gestión pasará a depender de las tres entidades mencionadas.

El dramaturgo, actor y profesor Francesc Sanguino accedió a la cúpula del Principal en septiembre de 2015, con la llegada al gobierno local de Alicante del tripartito formado por PSOE, Compromís y Guanyar. Sanguino sustituyó en la dirección artística del teatro a María Dolores Padilla, ahora edil responsable del área de Cultura del Ayuntamiento de Alicante, de la que depende el teatro.

Entre las principales tareas a despeñar por Sanguino al frente del Teatro Principal, tras ser confirmado en el cargo por el alcalde Luis Barcala, se encuentra culminar la operación por la que la Generalitat pasa a formar parte de la comunidad de propietarios del teatro. La incorporación de la Generalitat supone, en principio, una inyección de tres millones de euros para el emblemático teatro alicantino, que hasta ahora no contaba con ninguna ayudar económica por parte del gobierno de la Comunidad Valenciana. Con esta aportación económica, el Ayuntamiento de Alicante pretende realizar las obras de modernización que precisa el inmueble.

El alcalde ha decido dar continuidad a la gestión del Teatro Principal para no paralizar ninguno de los proyectos planteados por su director actual y con el objetivo de dar un impulso a su programación cultura y mejorar la gestión económica del mismo.