Aplazada la reurbanización del paseo de la Explanada para “causar menor perjuicio” a la hostelería

La Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Alicante ha anunciado que llevará a la junta de Gobierno del próximo martes la aprobación del aplazamiento para realizar las obras de ejecución del Paseo de La Explanada Fase II (Plaza Canalejas-Calle Bilbao), con el fin de "causar el menor perjuicio económico a los hosteleros".

Juega Limpio Orihuela

El consistorio propondrá el comienzo de las mismas en la segunda quincena de octubre de 2020, “ya que coincide con el periodo de menor actividad comercial”. El proyecto tiene un plazo de seis meses y requerirá una inversión de 1.530.002 euros, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

El concejal de Urbanismo, Adrián Santos, ha resaltado la “importancia” de que la obra “cause el menor perjuicio a los hosteleros”. “Tras reunirnos con el sector hostelero, nos plantearon la posibilidad de aplazar esta obra para que no coincidiera con la época navideña y se terminará antes de Semana Santa, y así lo haremos”, ha explicado.

El proyecto pretende renovar y reurbanizar el tramo de la Plaza Canalejas-Calle Bilbao del paseo de la Explanada para conseguir una “mejora” de la consolidación y compactación del terreno que “evite que se produzcan futuros desniveles en el mismo, así como para la renovación del pavimento”.

Para ello, se parte de la actuación de la fase anterior, la Fase I, continuando con las mismas soluciones de diseño, estándares de urbanización, mobiliario y calidades de los materiales, así como con la misma solución de mejora portante del terreno subyacente. De esta manera, se proyecta una “actuación de continuidad para que toda la zona tenga una imagen única y homogénea”, ha señalado Santos.

Máxima integración

En cuanto al ámbito de actuación, la obra se sitúa en la frontera de la ciudad con el puerto de Alicante. Limita al norte con las fachadas de los edificios ubicados en las primeras manzanas de edificación que configuran el frontal de la ciudad a su paseo marítimo, al sur con el propio paseo, el que ha de servir como antesala, al oeste con la plaza de Canalejas y al este con la calle Bilbao en el entorno de la Rambla de Méndez Núñez.

El concejal ha destacado que el objetivo del proyecto es “continuar con la ordenación de las concesiones de veladores existentes, que ya se acometió en la Fase I, implantando los elementos de cubrición y las instalaciones necesarias, de manera organizada y coordinada, siguiendo las directrices del Servicio Municipal de Ocupación de Vía Pública, y haciendo una previsión de las posibles futuras necesidades, para integrarlas en lo posible en la actuación”.

Funcionalmente, ha garantizado que se procurará la “máxima integración entre la zona central de paseo y el ámbito de la actuación, potenciando los tránsitos peatonales hacia las bocacalles transversales, para conseguir interacción en el uso de las zonas de paseo y las estanciales”.