El Colegio de Aparejadores saca a subasta su inmueble de Rafael Altamira por 1.6 millones de euros

El edificio, datado a principios del siglo XX y situado en el Casco Antiguo de Alicante, ocupa una superficie de parcela de 506 metros cuadrados y consta de 1.435 construidos en la actualidad.

Juega Limpio Orihuela

El Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de la Edificación de Alicante (COAATIEA) va a sacar a subasta a principios de septiembre el inmueble de su propiedad situado en el Casco Histórico de Alicante por un precio de salida de 1,61 millones de euros.

La decisión se toma una vez fue descartado en 2013 la ubicación en este inmueble de la sede institucional del Colegio y mantener las actuales oficinas situadas en la calle Catedrático Ferré Vidiella, colindante con el Palacio de la Diputación Provincial de Alicante.

La venta del inmueble, que data de principios del siglo pasado y que se compone de dos edificios, se emplaza entre las calles Rafael Altamira y Mayor, junto al Hotel Amérigo, ofreciendo un excepcional enclave en el corazón de la ciudad a escasos metros del edificio histórico del Ayuntamiento. Este edificio de uso residencial cuenta con 1.435 metros cuadrados sobre una parcela de 506 metros cuadrados que da a dos de las calles más emblemáticas de la ciudad de Alicante.

Este edificio, en la parte que linda con la calle Rafael Altamira, consta de una planta baja y dos plantas altas. La primera de ella de 467 metros cuadrados, un primer piso que ocupa 465 metros cuadrados; y un segundo de 444 metros cuadrados. Por otra parte, la zona que linda con la calle Mayor consta de una planta baja de casi 40 metros, dos alturas más de 42 metros cuadrados cada uno. Se trata de un edificio emblemático que se encuentra catalogado como Bien Inmueble de Relevancia Local.

Martin Pomares, presidente del COAATIEA, ha explicado que “estamos ante un inmueble de grandes posibilidades, tanto para los posibles inversionistas, como para la propia ciudad, que puede ver recuperado para la estética urbana de Alicante un espacio céntrico, que dé esplendor al conjunto arquitectónico del centro y lo ponga en valor, tal y como ha ocurrido con inmuebles de parecidas características muy próximos”.

El responsable del Colegio de Aparejadores ha apuntado que el tipo de subasta será notarial voluntaria para garantizar la transparencia y la libre concurrencia de todos los interesados en hacerse con la propiedad del inmueble.