Alicante dará de comer a 800 alumnos sin recursos de los campamentos

fondo
Josep Manel Sánchez
Juega Limpio Orihuela

El Ayuntamiento de Alicante dará este verano de comer en sus casas a 800 niños sin recursos apuntados en los campamentos de verano que comienzan el próximo día 9 de julio. Es la solución que ha adoptado la Concejalía de Acción Social, en manos del PP, tras comprobar que el anterior equipo de gobierno no había llevado a cabo la contrata de los comedores de verano.

Este servicio de comedor en verano, como una prolongación del que funciona a lo largo del curso escolar mediante la correspondiente beca del cien por cien del coste del menú para los niños que lo necesitan, se enmarca en la actividad de los campamentos de verano que subvenciona el Consell pero deben organizar los ayuntamientos con actividades lúdicas que integren a estos alumnos desfavorecidos.

En esta edición los campamentos se distribuyen en los 16 centros sociales con que cuenta la ciudad en los distintos barrios para ponerlos al alcance de todas las familias que lo necesiten, y se incluyen los colegios Lo Morant, Lucentum, Nuestra Señora de la Paz, Virgen del Remedio e isla Tabarca, como apunta la concejala María Ángeles Goitia.

«La cuantía de la subvención, cercana a los 140.000 euros solo para los comedores de julio, exige un contrato mayor cuyos plazos se prolongaban hasta agosto para poder organizarlo», lamenta la edil responsable, recordando que accedió al cargo el 19 de abril y que no se había llevado a cabo esta organización previamente.

La actividades y talleres previstas con monitores se han encargado por lotes, y mediante acuerdos con Mercalicante que facilitará la fruta, zumos y alimentos saludables, se llevarán cabo además talleres de cocina que enseñen a los niños la importancia de comer sano, como explica la edil.

Seguimiento

Goitia subraya que los técnicos de Servicios Sociales mantendrán durante todo el verano el seguimiento y continuidad de la atención que prestan a las familias necesitadas y sus hijos el resto del año. Incluido en la actividad de verano, los niños tendán un desayuno y a media mañana un bocadillo y batidos o yogures. «Y en la totalidad de los casos detectados recibirán después la comida en casa, como el resto del año. El alimento es imprescnidble, lo que no se ha podido organizar con tiempo son los comedores como tal en los centros», reiteta la edil que apunta a las trabas administrativas y legales para haber llevado a cabo alguna medida distinta.

La previsión de este equipo de gobierno para el año que viene radica en organizar con tiempo esta actividad «incluso con una partida propia municipal, que no nos haga depender de la subvención del Consell, e integrar a todos estos niños» en los comedores del resto de las escuelas de verano, con su correspondiente contrato. «Los plazos de contratación me han quitado el sueño» admite la edil.

El Ayuntamiento cuenta además con el operativo de la Asociación Pavirre radicada en la Zona Norte, cuyo centro juvenil se implica con lo campamentos urbanos y dota además de un campus deportivo para jóvenes adolescentes de tercer curso de la ESO.

El director de actividades y presidente de la asociación, Ginés Pardo, destaca que tratan de vincular a los niños con los espacios urbanos, organizando juegos en la Plaza de Argel –en colaboración con los comerciantes– y el Parque Lo Morant, además de ir a la playa de El Postiguet con la colaboración de socorristas y de la Policía Local, o de excursión a la Universiad y a las piscinas públicas de Novelda en Tram y en autobús.