Dos detenidos en Elche por los restos de ADN que dejaron en dos asaltos a viviendas

Las detenciones han sido posibles por el ADN localizado y que, una vez analizado y comparado por la Brigada de Policía Científica, ha permitido identificar a los supuestos autores.

Juega Limpio Orihuela

La Policía Nacional ha detenido en Elche a dos personas –una mujer y un hombre–, como presuntos autores de dos robos diferentes en el interior de viviendas. Las detenciones han sido posibles por el ADN localizado y que, una vez analizado y comparado por la Brigada de Policía Científica, ha permitido identificar a los supuestos autores.

En el primer caso, los agentes determinaron que la persona responsable había saltado la valla perimetral para accedier al interior del domicilio por una ventana del sótano. Una vez en el interior, sustrajo efectos de la vivienda dejando todas las estancias revueltas.

Los agentes inspeccionaron el lugar con la finalidad de obtener algún indicio que pudiera determinar y averiguar la identidad del presunto responsable, bien a través de fragmentos lofoscópicos o indicios biológicos. Finalizados todos los trámites, los policías llevaron los vestigios recogidos al laboratorio para analizarlos y estudiarlos.

La labor fue determinante para averiguar la identidad de la presunta autora del robo, una mujer de nacionalidad española de 38 años, que posee antecedentes policiales anteriores.

A raíz de la información facilitada por la Policía Científica, los agentes de la Brigada de Policía Judicial de Elche llevaron a cabo diversas pesquisas para averiguar el paradero de la persona identificada.

Tras su localización fue detenida y trasladada a dependencias policiales para ser oída en declaración sobre los hechos y fue puesta a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Elche.

OTRO ARRESTADO

Asimismo, la investigación de la policía científica ha permitido identificar al supuesto autor de otro robo en Elche, en el se sustrajeron efectos personales y dinero en efectivo.

Los mismos agentes de la Brigada de Policía Científica recogieron varios indicios que, tras ser analizados en el laboratorio, permitieron averiguar la identidad del presunto autor, un hombre georgiano de 56 años.

Fruto de las pesquisas llevadas a cabo con posterioridad, los investigadores comprobaron que la persona identificada se encontraba ya ingresada en un centro penitenciario por hechos similares.