Paseo Luctuoso

Dadme un agujero negro y haré magia con el universo

Paseo Diario de Alicante
Josep Manel Sánchez

Subo a la azotea y contemplo los alrededores de una ciudad mediana, sin gran importancia, solo, que nací en ella, bajo este mismo cielo, en una cama pobre. Pero podría haber nacido en cualquier otra parte del planeta, con los mismos átomos de los que estoy compuesto, ni más, ni menos. No hay datos objetivos para que algunos/as seamos mejores que otros/as, NI PEORES: La vida consiste en mirar al otro/a como si fueras tú; su daño es tu daño.

Entonces, ¿Por qué existen tantas guerras? ¿Cómo se inician las contiendas belicistas? ¿Quiénes son los culpables? Algunos expertos dicen que solo hay una causa: la pasta gansa. Los que ganan una guerra se enriquecen, pero solo ELLOS.  ¿Y quiénes son ELLOS?: los inventores de la pasta, siempre disfrazados de religión, “patrioterismo  exaltado” y demagogia “democrática”,  o TRANSMUTADOS en líderes acartonados, cosidos a inmensos retratos pavorosos que hablan al pueblo sin el pueblo, polichinelas dictadores con muchos hilos. ELLOS nos aturden con una explosión de salvas de partidos e ideologías, para seccionar la unidad de la verdad sobre la mentira: poder y dominio a toda costa de unas minorías privilegiadas contra las mayorías. Les invito a que analicen el origen de la pobreza.

Bajo al asfalto con los bolsillos vacíos a contaminarme del aire, por el que algunos se han forrado, cruzo las calles que he pagado, miro las señales de tráfico, las papeleras, los contenedores de basura, la luz que alumbra las aceras, también pagadas por mí, con razón llevo los forros bostezando. Pero aún tenemos suerte, de estar vivos y poder contarlo.

¿Cuántos jinetes del apocalipsis creen que hay?, porque existen más de cuatro: ya conocen al número uno, al resto, pónganle algo de imaginación, solo tenemos que constatar dónde mueren niños, ancianos, mujeres…, por bombas de todas las edades y seguir el rastro de las armas, su procedencia. Lo de Siria, es tan descomunal y bestial, que ya los adjetivos agonizan, y lo más bárbaro: que ya nadie se inmuta, que los vemos como si fueran alienígenas que intentan invadirnos. Y presiento, que este calculado genocidio, depende de mí, cuando pido una caña leyendo tanta muerte inocente en el periódico: ¿De usted no?

¿Llevamos en instinto genético de la autodestrucción? ¿Por qué elegimos a los malos en casi todas las elecciones? ¿No se presentan personas buenas…? Si la especie humana alcanza alguna vez las estrellas más próximas, en busca de vida “inteligente”, es que habrá superado, con notable éxito, los próximos conflictos bélicos de alcance mundial que probablemente ocurran. Si eso es así, si en un futuro algo lejano, la humanidad surca el espacio en busca de sus orígenes materiales, de las primeras luces que alumbraron el cosmos, es que habrá ganado la RAZÓN sobre la FUERZA BRUTA.

¡Suscríbete!Desayuna con Diario de Alicante

1 COMENTARIO