voto

La concejala no adscrita del Ayuntamiento de Alicante Nerea Belmonte confirmó ayer a la Fiscalía Anticorrupción que intentaron comprar su voto para que apoyara a la candidata socialista a la alcaldía de esta ciudad, Eva Montesinos, en la sesión de investidura celebrada el pasado abril.

Así lo ha asegurado Belmonte en declaraciones a los periodistas a su salida de la sede de la Audiencia Provincial de Alicante, donde ha comparecido durante unas dos horas como testigo en el marco de una investigación del Ministerio Público.

El voto en blanco de Belmonte, expulsada en 2016 de Podemos y de la coalición Guanyar Alacant, permitió al PP, el pasado 19 de abril, recuperar el gobierno municipal de Alicante como lista más votada en las últimas elecciones municipales, en detrimento del PSPV-PSOE.

Una semana más tarde, el 24 de abril, durante el primer pleno municipal dirigido por el nuevo alcalde popular, Luis Barcala, la edil reveló que le habían ofrecido un sueldo de 3.500 euros y un puesto en las listas electorales. Belmonte excluyó expresamente de ese ofrecimiento al PP y evitó señalar a una formación política en concreto, pero sí sugirió que había partido de la bancada de la izquierda y buscaba su apoyo a Montesinos.

“Sí, he confirmado lo que dije en el pleno”, ha afirmado hoy la concejala, en referencia a su declaración como testigo ante los fiscales Anticorrupción de Alicante Felipe Briones y Pablo Romero, aunque se ha negado a detallar el contenido de su testimonio. En cualquier caso, ha asegurado que existe “un expediente entero” sobre el supuesto intento de soborno y que ha aportado “nombres” concretos de las personas que le hicieron el ofrecimiento, pero ha rehusado desvelarlos a los medios de comunicación. “Todo lo que tenía que decir se lo he dicho al fiscal y es el fiscal el que debe decidir lo que tiene que hacer con esa información”, ha señalado.

Belmonte ha estado acompañada toda la jornada por una colaboradora, Elsa Martínez, quien fuera directora de la Ciudad de la Luz durante el gobierno del PP en la Generalitat Valenciana. La propia Martínez también ha comparecido ante los fiscales Briones y Romero como testigo en estas diligencias durante más de una hora.

La Fiscalía Anticorrupción inició la investigación hace unas semanas tras recibir una denuncia de dos militantes de Podemos, José Luis Valdés y Francisco García, que también han prestado declaración en la mañana de ayer. Los denunciantes han mantenido durante su comparecencia que están seguros de que los hechos revisten indicios de delito, a la vista de lo declarado por la propia concejala en el pleno del pasado 24 de abril.

“Lo del sueldo de 3.500 euros se puede justificar con la modificación del Reglamento de Organización del Pleno (ROP), aunque tampoco se ajusta a lo que cobra un concejal aquí, pero también dijo que le habían ofrecido un puesto en las listas de un partido para las próximas elecciones. Si eso no es un intento de soborno, que venga Dios y lo vea”, ha afirmado Valdés. También ha expresado su “sorpresa” por el hecho de que Barcala no decidiera “parar el pleno” ante las manifestaciones de la edil no adscrita y que hayan tenido que ser ellos los que interpusieran la denuncia.

PublicidadDesayuna con Diario de Alicante

3 COMENTARIOS