Juzgan a dos agentes de la Policía de Santa Pola por disparar contra un coche que se saltó un control

El ministerio fiscal solicita cinco años de prisión por homicidio

Juega Limpio Orihuela

El ministerio fiscal solicita cinco años de prisión por homicidio intentado para dos agentes de la Policía Local de Santa Pola (Alicante) a los que acusa de, en “una actuación desproporcionada”, disparar contra un coche que se dio a la fuga en un control. Además, reclama cuatro años de cárcel para el conductor del vehículo, por un delito de atentado a agentes de la autoridad, y nueve meses de prisión para otro individuo, “que dio cobertura a la ocultación del turismo”.

El juicio, que se sigue en la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Alicante, con sede en Elche, ha celebrado este martes su tercera sesión.

Los hechos ocurrieron la madrugada del 19 de marzo de 2009 en la plaza de la Diputación de la villa marinera cuando, según la Fiscalía, los agentes locales, durante un control, dieron el alto a un vehículo que en vez de parar se dio a la fuga.

Los agentes, según el fiscal, dispararon al vehículo sin causar daños personales, pero sí materiales en el coche. En la fuga los agentes resultaron heridos.

Por su parte, la defensa de los agentes pide la absolución; mientras que la defensa del conductor también pide la absolución o que “al menos, se le condene solo por desobediencia y no por atentado”.

El conductor del vehículo ha asegurado, en declaraciones a Europa Press antes del inicio de la sesión, que no intentaron el atropello: “Yo sí paré el coche y en el momento que los agentes se apartaron inicié la marcha, no los atropellé”.

En esta jornada han declarado como testigos dos agentes de la Policía Local de Santa Pola que ayudaron esa madrugada en la actuación policial; un tercer agente que se incorporó al operativo a la mañana siguiente; el Guardia Civil que realizó un informe de lo sucedido; y el perito que la defensa del conductor del vehículo contrató en su día para que elaborase un informe pericial.

La defensa de los agentes locales ha tratado de probar que la actuación no fue desproporcionada, mientras que la defensa del conductor ha intentado mostrar que sí lo fue y que los dos disparos que se produjeron fueron intencionados.

Uno de los agentes ha testificado que a su llegada al lugar vieron como los compañeros del dispositivo daban el alto al coche implicado y que cuando el agente procedió a acercarse al vehículo el conductor del coche “aceleró bruscamente y vi al compañero por los aires”, que escuchó “dos detonaciones” y que después vio “al otro compañero en el suelo”.

Según este testigo, “pasó todo muy rápido” pero “en ningún momento” vio a su compañero “con el arma en la mano”, por lo que ha asegurado que “fue un atropello intencionado para huir”.

El otro agente ha señalado que cuando llegaron el coche “inició maniobra como para atender el alto de los compañeros pero enseguida empieza a acelerar bruscamente y atropelló al agente”, que desenfundó el arma y se produjo una detonación: “Es cuando el compañero cae al suelo y el coche se da a la fuga”.

Este testigo observó cómo “el arma salió de la funda” y “el fogonazo” cuando el agente “estaba encima del capó del coche” pero no vio que “apuntara a ningún sitio” aunque acto seguido escuchó “otra detonación”.

Por su parte, el guardia civil que inspeccionó el vehículo ha afirmado que el disparo “por la trayectoria, y con el arma montada” debió “ser fortuito, no es posible un tiro a conciencia encima del capó”, aunque ha indicado que no lo podía asegurar al “100%”.

LESIONES INCOMPATIBLES CON UN ATROPELLO

Por su parte, el perito contratado por la defensa del conductor del coche se ha ratificado en la pericial que elaboró en su día “con las versiones de los diferentes profesionales que intervinieron y la inspección que pude hacer del vehículo tiempo después”.

Según el especialista, el disparo sobre el capó del coche “es muy difícil que se hiciera por la trayectoria del mismo”. Además, asegura que las lesiones que presentaba el agente en la rodilla izquierda “son incompatibles con un atropello frontal”, de acuerdo con sus datos. El juicio se reanudará el 17 de junio con las conclusiones finales.