El alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, ha afirmado hoy que no quiere gobernar en solitario, pero ha indicado que si sus socios de gobierno (Guanyar y Compromís) rompen el tripartito, no tendrá “más remedio”, ya que la otra opción sería el PP.

Así se ha expresado Echávarri ante los periodistas tras participar en la inauguración de la Fan Zone de la Selección Española de Fútbol que se ha instalado en la plaza del ayuntamiento con motivo del amistoso que el conjunto de Julen Lopetegui disputará este viernes frente a Albania en el estadio José Rico Pérez.

Echávarri ha sido citado a declarar como investigado (antes la figura de imputado) por el fraccionamiento de contratos de la Concejalía de Comercio cuando él era responsable de este departamento.

El regidor socialista ha indicado que desde su partido han hecho una propuesta a Compromís “para que se mantenga en el gobierno” municipal, pues “lo que está aquí en juego es mucho más importante” y es, en su opinión, que “Alicante pueda seguir teniendo un gobierno decente”.

“Ojalá no fueran seis (concejales socialistas), yo no quiero quedarme con seis, no quiero, pero si se van (Compromís y Guanyar), no tendríamos más remedio que continuar, porque la opción a seis socialistas es el PP”, ha argumentado.

Ante las acusaciones del portavoz popular, Luis Barcala, de que lo que quiere es secuestrar la Alcaldía, Echávarri ha aseverado que “los que pretenden secuestrar y asaltar la Alcaldía para seguir con sus felonías es el PP”.

El alcalde ha manifestado que “hay que estar más firmes que nunca aguantando la bandera de la dignidad a pesar de lo que uno pueda llegar a escuchar”.

“Aquí lo que está en juego es que el PP, que ha sido el partido que ha arruinado esta Comunitat y esta ciudad, vuelva a la Alcaldía de Alicante; es lo que buscan, no nos olvidemos”, ha apostillado.

En este sentido, Echávarri ha subrayado que los populares “buscan derribar” el gobierno tripartito a través de “judicializar y buscar la dimisión del alcalde elegido”.

De lo que no ha querido hablar es de las declaraciones de su compañero de gobierno y líder de Compromís en Alicante, Natxo Bellido, quien insistido ayer en que el alcalde debe dejar el cargo antes del pleno ordinario de finales de octubre para evitar que se rompa el tripartito municipal.

En contraposición, Echávarri ha afirmado que “sin ninguna duda” presidirá el próximo pleno municipal “y los de enero y febrero”, porque, “si no, lo presidiría el PP”.

Además, ha hecho hincapié en que el PSPV-PSOE “no pone ni quita alcaldes”, sino que esa es una decisión de una toma de posesión, en la cual el actual equipo de gobierno no tiene mayoría.

“No la tenemos; quizá no la tenga nadie, quizá nadie sume 15, pero si nadie suma, el alcalde automáticamente es el candidato de la lista más votada en las elecciones, que es el PP”, ha subrayado.

Por otra parte, el alcalde socialista no ha querido hacer ningún comentario sobre el otro caso judicial que puede llevarle a declarar como investigado, que es el despido de la que fuera asesora de Cultura y cuñada del portavoz del PP, Luis Barcala.

Sí ha condenado los insultos que esta mañana ha sufrido, según él mismo ha informado, la concejala de Protección Animal, Marisol Moreno, cuando se dirigía al trabajo por el paseo de La Explanada de España.

“Dos personas la han insultado con tintes homófobos y quiero condenarlo y solidarizarme con ella, porque nadie tiene derecho a insultar a nadie, eso no es libertad de expresión”, ha valorado.

PublicidadDesayuna con Diario de Alicante