RSU Orihuela

Paco Candela me recibe en la calle, antes de subir al hotel, con dos besos, muy amable y cercano, como si nos conociéramos de toda la vida, llega con su gorra campera, distintivo del artista o maestro, como les gusta llamarle a sus Candelistas y que muchos de sus seguidores ya tienen como un indispensable en su armario.

Cualquiera que conozca sus canciones, y si además le ha visto actuar, sabe que el cantante sevillano, destaca por ser campechano, pero no te imaginas cuánto, hasta que lo tienes sentado frente a frente, y dispuesto a abrirse en canal para contarte cualquier cosa que le preguntes.

Candela tiene muy claro que, fue “mi abuelo el que me dio el empuje fuerte para dedicarme a la música, el que me ha metido el flamenco por las venas, aunque ya tenía antecedentes familiares, ya que mi padre tenía un grupo de sevillanas de joven, mi tío también cantaba, es decir en mi familia se mamaba el flamenco desde que yo era pequeño”.

Una de las cosas de las que más orgulloso se siente es de que su abuelo le vio triunfar, ya que hace tres años aproximadamente que falleció, “iba a los conciertos y cuando teníamos un ratito a solas para hablar me decía, ‘quién nos iba a decir a nosotros que íbamos a estar donde estamos’, le encantaba muchísimo ir a mis conciertos, lo sentaba en primera fila, para que disfrutara”.

En sus canciones, como en la de ‘A la reina de mi casa’, su abuela está muy presente, “me hubiera gustado disfrutarla más, estuve con ella hasta los 16 años, en los que estuvimos muy unidos, pero murió muy joven, con 55 años”.

Para Paco Candela, sus abuelos son dos de las personas más importantes de su vida, ya que “mis padres me tuvieron muy jóvenes, ellos siguieron trabajando y prácticamente me criaron mis abuelos, por eso cada vez que puedo los nombro”.

Una situación muy familiar para mucha gente, ya que “afortunadamente están los abuelos para ayudarnos y echarnos una mano, para que los nietos se puedan criar en buenas condiciones y que los padres puedan seguir trabajando”.

“Mi abuelo el que me dio el empuje fuerte para dedicarme a la música, el que me ha metido el flamenco por las venas”

Paco Candela le ha dado un vuelco muy importante a la música flamenca, la ha convertido en cercana, igualitaria y sobre todo reivindicativa, “yo pienso que esto se debe a la confianza en ti mismo, porque yo vengo de una educación antigua y es lo que he vivido en la casa de mis abuelos y en este caso con mis padres también es ese ambiente”.  Además, lo tiene muy claro sobre su música, “he confiado en mí, en mis ideas, en mis costumbres, de donde vengo y si he conseguido darle un giro a la música, pues bienvenido sea, porque yo voy a defender lo que sea necesario, siempre voy a defender a la mujer y voy a denunciar el maltrato, ya que estamos aquí gracias a ella y les tenemos que agradecer muchísimas cosas”. “Siempre que esté en mis manos voy a hacer todo lo posible para que la gente sea feliz”.

“Siempre voy a defender a la mujer y voy a denunciar el maltrato, ya que estamos aquí gracias a ella”

El cantaor sevillano tiene muy claro que él no  “intenta hacer música para cambiar el mundo que nos rodea, sino que yo me siento a gusto con lo que estoy haciendo y con lo que canto”.

Candela no escribe sus propios temas, sino que tiene autores que “me conocen perfectamente y que saben a lo que me gusta cantarle, y les doy ideas sobre temas, aunque también es verdad que a veces son ellos, los que me las dan a mí, y si me gusta lo incluyo en mis trabajos”. También es contundente en que “yo no lo hago con la idea de cambiar nada, pero sí que es verdad que me siento a gusto haciéndolo, si canto en contra del maltrato, la gente ve esa fuerza que yo quiero transmitir, porque lo hago de corazón”.  “Si es verdad que mi música está aportando cambios a la sociedad, si son positivos, bienvenidos sean”.

A su casi 47 años, el de Mairena del Aljarafe, lleva 35 años dedicándose a la música, casi toda su vida, y se identifica con cada una de sus canciones, “todos los temas tienen para mí un sentido y forman parte de mi interior, porque van dedicados a mi familia, tal vez me lleguen mucho más lo que les canto al campo, los animales, el caballo, el Rocío, la Virgen del Rocío, es decir lo que forma parte de mí, por eso cualquier tema me va a llegar, y por eso los tengo metidos en mis trabajos”.

El sevillano nos tiene acostumbrados a sacar un disco por año, y aunque resulte difícil de creer, en tan poco tiempo, “los temas van muy pensados, con las ideas muy claras, porque pienso en quien lo va a escuchar y me meto en la piel de cada una de esas personas”.

“Todos los temas tienen para mí un sentido y forman parte de mi interior”

Con la humildad que le caracteriza, según él “yo visto muy normal, mi pantalón vaquero, mi chaqueta, y mi camisa, que lleva los hierros de la ganadería Yeguadas”, pero sea cierta o no esta afirmación para muchas personas, ha marcado una moda o mejor dicho tendencia entre sus seguidores, para los que la gorra campera bordada con las iniciales de Paco Candela, se ha convertido en un indispensable entre sus complementos, cosa que se ve claramente en sus conciertos, “es un paso que di en su día, ya que a mí me ha gustado siempre llevar gorra campera y decidí con ella subirme al escenario y hasta hoy. La gorra me identifica, porque es mi forma de ser”.

Una de las canciones que se ha convertido en un himno para sus fans es la de ‘El Candelita’, que dedica a los niños, pero que cualquiera que le siga, se puede ver identificado en ella, “es increíble, que con todo lo que los niños tienen hoy en día, ordenadores, televisión, que se fijen en tu música, en este caso las sevillanas y los fandangos”.

Tiene muy claro que “los niños son el futuro, por eso hay que aprovechar que les guste el mundo de las sevillanas, el fandango, el flamenco, aunque parezca mentira, eso hay que aprovecharlo, porque el futuro lo tienen ellos en las manos, por eso que ellos apuesten por mi música, no tiene precio, y más en los tiempos que corren”.

“Es increíble, que con todo lo que los niños tienen hoy en día, se fijen en tu música”

Como anécdota sobre este tema, recuerda “hace poco en uno de los últimos conciertos que tuvimos, recibí la visita de dos abuelos, uno con 87 y otro con 90 años, era la primera vez que iban a un concierto en su vida, en  general, no solo mío, se pusieron en primera fila. Yo tenía ahí, por un lado 87 y 90 años, y al lado 4 y 5 años, todos con la  gorra puesta, tuve que decirlo en el concierto, porque la verdad es que era una cosa muy bonita”.

La carrera de Paco Candela ha despegado en estos últimos años de forma meteórica, ya que en un principio era muy conocido en Andalucía, y en estos momentos lo siguen personas de toda España, para él “eso significa constancia, mucho trabajo, porque aunque me conocían en Andalucía, o en este caso en Sevilla, de donde soy, no es fácil destacar, ya que como dicen allí, ‘le das una patada a una piedra y te sale un artista’.

El andaluz tiene muy claro que “la carrera de artista no cae del cielo, sino que se va creando y vas aprendiendo, intento mejorar en todos los discos que hago”.

Además, puntualiza que “esta es una carrera muy larga, de hecho hay artistas que se han quedado por el camino, porque no han sabido asumir lo que les ha llegado tan rápido y requiere mucho tiempo fuera de casa. Este año yo voy a acabar con cerca de 90 conciertos, que supone que vas a estar fuera de casa un mínimo de 80 días, sin tu gente, sin tus hijos y sin tu mujer, pero a mí me ayuda saber que estoy donde yo he querido, y por lo que he luchado y sigo luchado cada día”.

Seguramente, el sevillano, valore mucho más esta oportunidad, porque ha tenido que dedicarse a otros trabajos, antes de llegar a tener tanto éxito y poder vivir de la música exclusivamente, “yo no di el salto antes porque no era el momento, pero me he estado preparando para ello, porque era mi sueño”.

“La carrera de artista no cae del cielo, sino que se va creando y vas aprendiendo, intento mejorar en todos los discos que hago”

“Lo que sí es verdad es que siempre he intentado cuidarme para poder cantar y seguir con mi música, siempre pensaba, ‘no sea que salte la liebre y no estemos preparados para ese momento, y al final saltó, una discográfica se fijó en mí, empezamos a gravar discos y a funcionar”.

Candela es rotundo, “no volvería a ninguno de mis anteriores trabajos, aunque me gustaran y me hayan hecho valorar lo duro que es tener un empleo en el que tienes que echar horas por muy poco dinero para poder vivir, y por eso yo aún aprecio mucho más lo que estoy haciendo en la música, porque estoy disfrutando y además haciendo a mucha gente feliz, y eso en definitiva es lo que cuenta”.

Como ha explicado anteriormente, Paco, tiene que pasar mucho tiempo fuera de casa, pero ¿cómo lo lleva su familia?, “me conocieron así, metido en mi música, aunque en otro nivel, y tienen claro que la música es mi vida, se pasa mal, por pasar tanto tiempo separados, pero es lo que yo elegí y no me arrepiento”.

Los que más lo sufren son sus hijos, sobre todo la más pequeña, que siempre le dice, “¿Papá, otra vez te vas?”, y él le responde, “Hija voy a cantar”, y nos cuenta entre risas y como padre orgulloso, “pero luego se junta con dos o tres amigos o amigas, y lo primero que le suelta es que su padre es Paco Candela”.

“Cuando la gente hace un esfuerzo por pagar e ir a verte, no puedes ir a medio gas, lo das todo”

Al cantante le gusta disfrutar al máximo el poco tiempo libre que tiene, “aparte de estar con mi familia,  me encanta el deporte y siempre que puedo juego un poquito al fútbol y al pádel”.

“Por supuesto, escaparme al campo con la familia, si podemos vamos a la nieve, porque me gusta el esquí. Lo importante es hacer lo que te divierta, te haga feliz y si vas con tu familia por delante, mucho mejor”.

Durante sus conciertos hay muchos momentos en los que logra poner a la gente en pie, pero si hay que destacar uno, sería muy fácil, cuando canta a capela, donde fuerza muchísimo la voz, “mientras pueda lo haré y con mucho gusto, hasta que mi cuerpo y mi voz aguanten, porque cuando la gente hace un esfuerzo por pagar e ir a verte, no puedes ir a medio gas, lo das todo”.

En su último disco, ‘El Poder de la Música’, hay dos canciones que te ponen el corazón en un puño, de esas que te tocan muy de cerca, sobre todo una, y eso se refleja en sus conciertos, donde logra que la gente se emocione. Una de ellas es ‘Este Día’, en la que habla del maltrato a la mujer, y la otra ‘Un millón de gorras’, sobre el cáncer infantil.

Respecto a ‘Este Día’, “tenía muy claro que quería una canción en contra del maltrato hacia la mujer y mandar esa fuerza para aquel que lo esté escuchando. Date cuenta que yo cuando lo estoy cantando, digo ‘ojalá no hubiera entre mis seguidores nadie que esté sufriendo esto’.

“No es fácil decir esto en música, pero como padre te tienes que poner en la piel de esa persona, a afortunadamente no me ha pasado nunca y espero que no siga así, pero sí que es verdad que hay muchísima gente que está viviendo esto”.

“Ojalá no hubiera entre mis seguidores nadie que esté sufriendo esto”

Durante toda la entrevista se puede ver la clase de persona que es el sevillano, pero por si fuera poco, al hablar del tema ‘Un millón de gorras”, explica que “siempre que puedo me escapo a Oncología del hospital de Sevilla, Virgen del Rocío, y le hago una visita a los niños, porque desgraciadamente hay muchísimos seguidores dentro del hospital, con cáncer, y me gusta disfrutar ese momento con ellos”. “Yo los tema los hago para esa gente que está ahí”.

El cáncer, un tema que a todo el mundo le resulta por desgracia muy cercano, porque quien no ha tenido a un familiar con eta maldita enfermedad, Paco explica cómo nació la idea de esa preciosa canción, que no deja a nadie indiferente y que se ha convertido en un himno para luchar contra el cáncer infantil. “En Villaluenga del Rosario, un pueblo de Cádiz, se acercó una mujer con una niña de unos siete u ocho años, tenía cáncer, se presentó a mí, no tenía pelo y llevaba una gorra campera, y de ahí salió esta sevillana, porque me gustaría regalarle una gorra a toda esa gente que está pasando por esa enfermedad, sobre todo a los niños”.

Desde que conocemos a Paco Candela le hemos visto cantar con diferentes personas, pero ¿con quién le gustaría hacer un dúo?, de los que ya no están entre nosotros, “con Roció Jurado, Camarón, Manolo Escobar, en realidad hay muchos porque he escuchado mucha música desde pequeño”.

¿Y de los cantantes de hoy en día?, “ahora mismo hay muchas cositas que se pueden hacer con India Martinez, El Barrio, con todas esa gente, que nos personalmente, pero no tenemos tiempo para cantar juntos”.

“Me gustaría regalarle una gorra a toda esa gente que está pasando por esa enfermedad, sobre todo a los niños”

Para la lista de regalos de estas Navidades, ya pueden añadir un deseo más, el nuevo disco de Paco Candela, que saldrá a la venta a finales de noviembre o principios de diciembre. Y con ello, podremos volver a disfrutar de “la firma de discos, que hemos tenido que quitar en los conciertos, muy a mi pesar, porque era imposible poder atender a tanta gente”.

Paco Candela ha tenido que suprimir después de los conciertos, la firma de discos y hacerse fotos con él, por la gran cantidad de gente que asiste a verlo, pero eso no quiere decir que en cualquier momento, si alguien le pide una foto o autógrafo por la calle, no esté dispuesto a hacerlo, ya que atendió a todo el que se lo pidió estando yo delante.

Por la noche, Paco Candela, actuó en Valencia, con aforo completo y las entradas agotadas desde hace meses, y también como siempre, consiguió emocionar a su público y finalizar con una gran ovación y todo el recinto de pie, pidiendo más.

PublicidadDesayuna con Diario de Alicante