Blanca Fernández Ochoa: La autopsia previa no puede certificar que sea ella

Juega Limpio Orihuela

Los forenses del Instituto Anatómico Forense de Madrid que han practicado hoy la autopsia al cadáver encontrado ayer en el Pico de La Peñota no han podido confirmar de momento si corresponde al cuerpo de la exesquiadora olímpica Blanca Fernández Ochoa, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

El elevado estado de composición de los restos mortales han impedido la identificación mediante las huellas dactilares, lo que ha provocado que se tenga que esperar a los resultados del test de ADN para verificar de forma fehaciente de que el cadáver es el de la deportista, tal y como ha solicitado el titular del juzgado de instrucción número 5 de Collado Villalba (Madrid).

Fuentes próximas a la investigación ya señalaron ayer que el cuerpo se halló en avanzado estado de descomposición debido a las altas temperaturas de la zona, lo que complicaba su identificación.

La Policía Nacional está estudiando la hipótesis de que la muerte no fuera accidental. El cuerpo llevaba sin vida más de una semana, concretamente entre siete y 10 días y se baraja la posibilidad de que la muerte se produjese en el mismo día de la desaparición, el 24 de agosto.

El cuerpo de la exdeportista fue trasladado ayer por la tarde tras ser bajado por helicóptero una vez que el juez de Primera Instancia e instrucción número 5 de Collado Villalba, Ricardo Ruiz Saenz, efectuó el levantamiento del cadáver.

Tras el hallazgo del cadáver, se formó una comisión judicial que se desplazó con ayuda de la Guardia Civil a las inmediaciones del conocido como el Pico de La Peñota. El cuerpo fue hallado en Collado del Rey, próximo al Pico de La Peñota.

Fue un vecino el que informó el domingo 1 de agosto a los agentes que se había encontrado con Blanca hace unos días y que le había dicho que iba a ir a caminar por esa zona.

Los forenses del Instituto Anatómico Forense de Madrid que han practicado hoy la autopsia al cadáver encontrado ayer en el Pico de La Peñota no han podido confirmar de momento si corresponde al cuerpo de la exesquiadora olímpica Blanca Fernández Ochoa, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

El elevado estado de composición de los restos mortales han impedido la identificación mediante las huellas dactilares, lo que ha provocado que se tenga que esperar a los resultados del test de ADN para verificar de forma fehaciente de que el cadáver es el de la deportista, tal y como ha solicitado el titular del juzgado de instrucción número 5 de Collado Villalba (Madrid).

 

 

Lugar del encuentro del cuerpo de Blanca Fernández Ochoa

Lugar del encuentro del cuerpo de Blanca Fernández Ochoa (LV)

 

 

 

Una desaparición “voluntaria”

La desaparición de la conocida esquiadora fue comunicada por la Policía Nacional el sábado, que la difundió por todas las redes sociales. Así, indicaba que había desaparecido una semana antes, el día 23, y que fue vista por última vez en Aravaca.

Sin embargo, poco después se conoció que había visto por última vez el día 24 comprando queso manchego en una charcutería de un conocido centro comercial de Pozuelo de Alarcón, tras salir de la casa en la que vivía junto a su hermana y su cuñado en el madrileño barrio de Aravaca.

Una empleado del hogar la vio salir de esa casa provista de dos bastones para caminar por el monte. Además, en el supermercado llevaba ropa de ‘trekking’ y había comunicado a familiares que iba a pasar cuatro días “en el norte”, sin concretar la ruta.

Por otro lado, sobre las seis de la mañana del día siguiente un corredor dio el coche de Blanca estacionado en el aparcamiento de Las Dehesas de Cercedilla, por lo que todos los esfuerzos de búsqueda se centró allí, una vez comunicó la familia su desaparición.

Así, desde el domingo se ha montado un dispositivo de búsqueda en la zona de la sierra de Cercedilla, el mayor de la historia de la Comunidad de Madrid. Así, hasta hoy se han configurado doce rutas por día compuestas por más de 300 personas, entre profesionales y especialistas (guardias civiles, policías nacionales, policías locales, agentes forestales, bomberos y Protección civil) y de voluntarios.