Benidorm inicia la intervención arqueológica del Castell que permanecerá cerrado hasta noviembre

Se trata de un proyecto valorado en 1,2 millones de euros que cuenta con 500.000 euros de ayudas para la recuperación del patrimonio cultural valenciano del Programa Operativo FEDER 2014-20

Juega Limpio Orihuela

El Ayuntamiento de Benidorm ha firmado este martes el acta de replanteo de las obras de intervención arqueológica en el Castell. Se trata de un proyecto valorado en 1,2 millones de euros que cuenta con 500.000 euros de ayudas para la recuperación del patrimonio cultural valenciano del Programa Operativo FEDER 2014-20.

La actuación contempla cuatro líneas: la limpieza y desbroce de los restos de la muralla de punta Canfali, la excavación en la plaza del Castell, los sondeos arqueológicos en las plazas Castelar y de Santa Ana, y la consolidación de los taludes de punta Canfali.

Los trabajos de demolición comenzarán el 12 de junio y las obras deben estar finalizadas antes del 15 de noviembre, por lo que el gobierno local ha decidido no interrumpir la obra en verano para poder cumplir plazos y no perder la subvención.

En principio, tal como ha manifestado en rueda de prensa el alcalde, Toni Pérez, se pensó mantener la obra por partes pero dado que el inicio de los trabajos se produce con tres meses de retraso debido a diversos trámites administrativos se ha optado por mantener la zona cerrada al paso durante toda la temporada estival y “sacrificar el verano” para llegar a tiempo.

Pérez ha admitido que la obra “va a incomodar a residentes y turistas” pero es necesaria y con “expectativas de futuro” porque servirá también para documentar los restos de la antigua fortaleza del castillo de Benidorm.

“Las catas arqueológicas hechas en 1993 y en 2014 constatan la existencia de restos de las estructuras y dependencias de un castillo del que se tiene constancia documental desde el otorgamiento de la nuestra Carta de Poblament en 1325”, ha indicado.

Tras la intervención arqueológica se actuará en superficie con un nuevo pavimento y mobiliario adaptado a la estética de la zona y una balaustrada renovada porque la actual “se deshace”.

El pasado 14 de mayo la Junta de Gobierno Local adjudicó la obra a la UTE Orthem-Wenceslao García pero el gobierno no lo hizo público al estar en periodo electoral.