fbpx

Intervienen cuatro piezas de atún rojo pescado de forma ilegal

El destino de este pescado, es con frecuencia, restaurantes que lo adquieren por un precio mucho más bajo, pero sin ningún control sanitario.

La Guardia Civil de Alicante, ha incautado 4 piezas de atún rojo pescado de forma ilegal.

Los infractores eran embarcaciones recreativas, que tras la captura lo pretendían vender a locales de hostelería. Este destino responde a que los establecimientos adquieren el pescado capturado de forma ilegal sin ningún tipo de control sobre el alimento, a un precio muy inferior al del mercado.

A lo largo de los últimos días, el Servicio Marítimo Provincial (SMP) de la Guardia Civil de Alicante, intervino un total de 4 ejemplares de Atún Rojo (Thunnus Thynnus) en aguas de la provincia, concretamente en los puertos de Altea y Villajoyosa.

La pesca de este tipo de túnido se encuentra actualmente vedada, y es solo en las épocas concretas del año marcadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación cuando está autorizada su pesca a embarcaciones recreativas autorizadas, a las que se les adjudica un cupo para su pesca.

Estas embarcaciones utilizan generalmente la caña o la denominada línea de mano, con un grosor suficiente como para aguantar los envites de un animal de estas características, en la lucha con el animal pueden discurrir incluso horas antes de su extracción. Los especímenes intervenidos rondan los 70 kg de peso, pero en algunos de ellos pueden llegar a los 700 kg y medir hasta 3 metros de largo. Estas cifras, unidas a que en el mercado negro, donde se mueven estas capturas, se paga una media de 10 euros por kilo, hace de ésta una actividad tan lucrativa como ilegal.

Una vez ya con el pez en la embarcación, y siendo los pescadores conocedores del ilícito que están perpetrando, proceden generalmente a una rápida evisceración y troceado a fin de una mejor ocultación ante una posible inspección. De igual forma, tras la captura se procede rápidamente a realizar la venta a algún local hostelero que adquiere el género a un precio muy inferior al del mercado legal (50 euros el kilo aproximadamente), con el perjuicio de desconocer su procedencia, así como la carencia de ningún tipo de control sanitario.

Es por todo ello que, la Guardia Civil de Alicante, realiza de forma continua servicios destinados al control de esta actividad. Los presuntos autores han sido denunciados por una infracción grave a la Ley 3/2001 de 26 de marzo de Pesca Marítima del Estado, con sanciones que pueden llegar a los 60.000 euros.

Por tratarse de un producto perecedero, el pescado intervenido ha sido donado a una entidad benéfica para su consumo, una vez pasados los controles de calidad pertinentes.

Artículos relacionados

CatalanSpanish