Detenidos ‘in fraganti’ dos jóvenes especialistas en robar material informático de oficinas

Los agentes han conseguido recuperar, hasta el momento, nueve ordenadores portátiles y seis teléfonos móviles, entre otros efectos

PublicidadJuega Limpio Orihuela

Agentes de la Policía Nacional han detenido ‘in fraganti’ a dos jóvenes que supuestamente se habían especializado en robar material informático de oficina y que se alojaban en un hotel de la zona para seleccionar el local elegido y estudiar sus características, según ha informado la Comisaría en un comunicado.

Los principales objetivos de los ahora arrestados, a los que le constaban múltiples antecedentes, eran locales de oficina donde pudiera existir gran cantidad de material informático como ordenadores portátiles, de mesa, terminales móviles o productos de electrónica. Los agentes han conseguido recuperar, hasta el momento, nueve ordenadores portátiles y seis teléfonos móviles, entre otros efectos.

Publicidad

La investigación tuvo su origen fruto de la denuncia del administrador de un establecimiento coworking en la que ponía de manifiesto haber sido víctima de un robo cometido en su negocio durante la noche del 23 de mayo.

Las pesquisas llevadas a cabo y el análisis de las imágenes facilitadas por las cámaras de seguridad del propio establecimiento permitieron a los investigadores comenzar a cercar a los presuntos autores, que supuestamente habían forzado la cerradura de la puerta de acceso al local y sustrajeron gran cantidad de material informático.

En escasas horas, los agentes lograron identificar a uno de los presuntos autores, al que le constan múltiples antecedentes por robos con fuerza, y comenzaron a realizar diversas gestiones para dar con el paradero de esta persona. Fruto de esas pesquisas, los policías averiguaron que el presunto autor se había hospedado junto con otro varón en un hotel de Dénia (Alicante). A esta persona también le constaban múltiples antecedentes por los mismos hechos y ninguno de los dos era residente en esta localidad.

Continuando con la investigación, los agentes descubrieron el ‘modus operandi’ que los presuntos autores adoptaban para llevar a cabo los robos. Ambos se alojaban en un hotel de la zona al que llegaban temprano y sin equipaje.

La mañana y la tarde del primer día lo dedicaban a escoger el establecimiento que al día siguiente accederían para robar. Se fijaban en el material que había en el interior, número de empleados, horario de cierre y dinero en efectivo que pudiera haber.

Principalmente elegían locales donde hubiese gran cantidad de material informático, como ordenadores portátiles, de mesa, teléfonos móviles, productos de electrónica, así como llaves de otros locales o viviendas para presuntamente acceder en un futuro. Una vez elegido el establecimiento, se retiraban al hotel donde pasarían la noche “sin levantar sospechas”, según la Policía.

Al día siguiente y cuando consideraban el momento oportuno, generalmente durante las madrugadas, supuestamente accedían al local tras fracturar la cerradura de la puerta de acceso y sustraían cuanto material informático pudiesen.

El día 30 de mayo los investigadores localizaron a las dos personas investigadas de nuevo en Dénia, y sospecharon que tramaban un nuevo “golpe” en algún establecimiento de esa localidad, por lo que establecieron un dispositivo que confirmase las sospechas.

Los agentes advirtieron que ambos salían de un hotel y se subían a un vehículo con el que se dirigirían a una céntrica calle. Seguidamente comenzaron a andar en actitud “observadora y vigilante” y adoptaban “continuas medidas de seguridad”, hasta que pararon frente a un inmueble desde donde había acceso directo desde su interior a un establecimiento.

PERSECUCIÓN

Tras permanecer dos horas en su interior, ambos salieron portando consigo bolsas y mochilas cargadas, momento en el que los agentes les dieron el alto. Cuando los presuntos ladrones se percataron de la situación comenzaron a correr y se inició una persecución que concluyó con la detención de ambos, a varias calles desde el lugar donde se produjeron los hechos.

Los agentes pudieron comprobar cómo entre sus pertenencias portaban efectos presuntamente sustraídos y diversas herramientas utilizadas para forzar presuntamente los accesos, así como la puerta de acceso al establecimiento se encontraba abierta y forzada, permaneciendo todo su interior revuelto.

Tras la detención de ambas personas, los investigadores determinaron que se trataban de los mismos presuntos autores de otro robo cometido con el mismo modus operandi, con lo que consiguieron esclarecer de esta forma tres robos con fuerza.

INTERIOR DE UNA VIVIENDA

Escasas horas antes, una patrulla de la Policía Nacional de Dénia fue requerida por un vecino que alertaba de que estaba siendo testigo de cómo una pareja accedía a una vivienda anexa a la suya y sacaba enseres al exterior.

Cuando los agentes se personaron en el lugar, observaron que dos personas se encontraban sacando mobiliario del interior, que estaba la puerta trasera de la vivienda forzada y el interior toda revuelta, por lo que procedieron inmediatamente a su detención por cometer presuntamente un delito de robo con fuerza.

Los cuatro detenidos, de entre 22 y 27 años y nacionalidades española y argelina, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Dénia en funciones de Guardia. Las intervenciones fueron llevadas a cabo por agentes de la Comisaría de la Policía Nacional de Dénia.

Publicidad