La Audiencia de Alicante condena a un pederasta a 10 años por abusar de un menor

La Audiencia de Alicante ha condenado a 10 años y 1 día de prisión a un pederasta reincidente por abusar sexualmente de forma continuada de un menor al que conoció en Internet, según se establece en la sentencia.

911

La Audiencia de Alicante ha condenado a 10 años y 1 día de prisión a un pederasta reincidente por abusar sexualmente de forma continuada de un menor al que conoció en Internet, según se establece en la sentencia.

El juicio por estos hechos se celebró a puerta cerrada el pasado 16 de abril en la Sección Décima de esta institución judicial para preservar la intimidad de la víctima, que tenía 15 años cuando sucedieron los hechos.

Los hechos se remontan a una fecha indeterminada de junio de 2017, cuando el acusado contactó con el menor a través de una página web y concertó con él una cita en persona. Según ha declarado probado el tribunal, el adolescente accedió a acompañarle a su piso, donde ambos mantuvieron relaciones sexuales completas.

Desde ese momento, los encuentros se repitieron “con periodicidad casi diaria”, recoge el fallo, después de que el pederasta se ganara la confianza del joven tras conocer los problemas familiares que estaba atravesando y su situación de “absoluta falta de control parental”.

Cuando el chico le manifestó que no quería continuar manteniendo relaciones sexuales con él porque le gustaban las chicas y, de hecho, tenía novia, el pederasta le manifestó “de forma velada” que ya había estado en prisión y que tenía “contactos en ambientes marginales”. Esas insinuaciones tenían como finalidad hacerle saber que le podía “perjudicar” si se negaba a satisfacer sus deseos sexuales, añade la Audiencia alicantina.

El pederasta llegó a proporcionar al menor alguna cantidad de dinero en este tiempo, le invitó a comer y le pagó algunas consumiciones. Los magistrados consideran que la víctima se vio influida por su “incapacidad de afrontar la situación ante la falta de apoyo sociofamiliar” y continuó accediendo a las pretensiones del procesado. Además, el condenado llegó a manifestarle que sus encuentros sexuales habían sido grabados y difundiría las imágenes en Internet si contaba algo a sus padres, sus amigos o su novia.

No fue hasta el 24 de agosto de 2017 cuando el chico se decidió a interponer la denuncia tras llamar al teléfono de ayuda al menor. El tribunal ha declarado ahora al pederasta, que se encuentra en prisión provisional por estos hechos, culpable de un delito continuado de abuso sexual por el que le impone, además de la pena de prisión, 5 años de libertad vigilada y 12 de alejamiento respecto al perjudicado, al que deberá indemnizar con 12.000 euros por los daños morales.

No obstante, y aunque ya fue condenado en dos ocasiones anteriores por abusar de menores, ha rechazado aplicarle la agravante de reincidencia, como pedía la Fiscalía, tras determinar que esos antecedentes han de considerarse “cancelables”.

¡Suscríbete!Desayuna con Diario de Alicante