institución
RSU Orihuela

El presidente de la Diputación de Alicante, el popular César Sánchez, instará al president de la Generalitat, Ximo Puig, del PSPV-PSOE, que “llame al orden” a su socio de gobierno, Compromís, por “torpedear” y “boicotear” la institución provincial a raíz de las ayudas nominativas y las subvenciones de 2018.

Para ello, el dirigente del PP ha solicitado, a través de su vicepresidente Carlos Castillo, que se convoque la mesa bilateral Diputación-Generalitat para tratar esta situación con el director general de Administración Local, el socialista Toni Such.

Esta decisión se produce una semana después de que el grupo Compromís en la Diputación alicantina anunciara que ampliará la demanda judicial que ya interpuso contra las ayudas nominativas a los municipios en el caso de que este tipo de subvenciones se aprueben conjuntamente con las denominadas inversiones financieramente sostenibles, que están en trámite de aprobación y que tienen un montante global de 31 millones de euros para los 141 pueblos de la provincia.

Con esta postura, Compromís tiene “la clara intención de torpedear el funcionamiento de la institución provincial”, en palabras de Sánchez, quien ha añadido que días antes de la amenaza de la formación nacionalista había llegado a un “acuerdo verbal” con su portavoz, Gerard Fullana.

“Es un acto de deslealtad institucional y, honestamente, creo que cuando se da la palabra y llegamos a acuerdos, tenemos que cumplirlos”, ha continuado el popular, para quien “parece que Compromís está ya en campaña electoral”.

Sánchez ha puesto de manifiesto que “hay mucho en juego: muchos millones de euros que tienen que llegar a todos los municipios, y parece que a Compromís le da exactamente igual porque no le preocupa si el dinero llega”.

Por ello, la Diputación pretende “trasladar al president Puig que llame al orden a su socio de gobierno en el Pacto del Botánic, Compromís, porque cuando éste es desleal con la institución provincial, también lo es su socio de gobierno en la Generalitat”.

Además, el popular ha asegurado que lo que Compromís “critica en la Diputación de Alicante, lo practica en la Diputación de Valencia y en la Generalitat Valenciana”, donde incluye este tipo de ayudas en sus respectivos presupuestos de 2018, lo que le hace concluir que “o nos equivocamos todos o todos acertamos”. Por todo ello, ha instado a Compromís a ser “serios y rigurosos” en torno a unas ayudas que se han concedido de igual modo durante los últimos años.

Sánchez también ha querido aclarar que, pese a que “Compromís hace ver que son ayudas a los partidos”, estas inversiones se conceden a los municipios y no a las formaciones políticas, por lo que el dinero “mejora la calidad de vida de los ciudadanos de cada pueblo, sin color político”, quienes “merecen esas partidas por parte de la Diputación”.

Por otro lado, Sánchez también se ha referido a la petición de ayer de Puig en Torrevieja al Gobierno central para incluir inversiones en el futuro Plan Nacional del Agua, al comentar que lo primero que debería hacer el president valenciano es “ejecutar el poco dinero que presupuesta” en materia hídrica en la provincia alicantina.

“El grado de cumplimiento de las pocas inversiones que hay territorializadas en Alicante es prácticamente nulo”, ha advertido Sánchez antes de proseguir que “una vez que consiga poner en marcha la Administración autonómica tres años después, paralizada desde 2015, lo que tiene que hacer es poner más dinero en la provincia”.

PublicidadDesayuna con Diario de Alicante