fbpx

El plan de gestión de residuos de Alicante encara su aprobación en febrero ante las dudas sobre el logro de objetivos

El Consejo de Sostenibilidad ha aprobado hoy el dictamen técnico del nuevo plan, paso previo a su aprobación, prevista para el pleno municipal de febrero.

El Consejo de Sostenibilidad del Ayuntamiento de Alicante ha aprobado por nueve votos a favor, cuatro en contra y doce abstenciones el dictamen técnico del nuevo Plan de Residuos que modificará sustancialmente la dotación de recursos, la sensibilización y contempla el uso de sistemas de control telemático pero que está lejos de cumplir los objetivos de recogida selectiva marcada por la Unión Europea. Actualmente solo llega al contenedor de manera separada un 28% de los residuos, frente al 55% exigidos para 2025. En cualquier caso desde el Ayuntamiento señalan que será uno de los primeros municipios con mayor volumen de habitantes en aprobar el plan. Tras la votación hoy de los consejeros procedentes de colectivos vecinales, económicos y sociales así como de los grupos de la oposición integrantes de este órgano, el plan verá la luz con toda probabilidad el próximo mes de febrero, cuando se celebre el pleno de gobierno municipal.

El plan supone un ambicioso reto de dotación material, humana y sensibilización que parte de un diagnóstico inicial de la situación de la ciudad. Los ciudadanos de Alicante generan al año mas de 568 kilos de basura. Esto supone para una familia de tres miembros 4,26 kilos al día. Sin embargo, no toda la basura se separa. El contenedor verde, de vidrio, es del que más uso se hace con un 46% de volumen de residuos. El textil y el papel se desechan a sus contenedores en un 14% y un 15% y los envases ligeros de plásticos en un 11%. El Ayuntamiento tendrá que hacer un esfuerzo por fomentar la recogida de orgánicos que actualmente es de un 5%.

Para potenciar la clasificación de basura y cumplir con las nueva legislación en esta materia, el Ayuntamiento aumentará contenedores y fomentará el diálogo con el canal HORECA, un colectivo fundamental para dar respuesta a las normas supramunicipales. También intensificará la sensibilización. El plan supondrá un incremento del 28% de los costes que habitualmente se destinan a las partidas relacionadas con la recogida.

Para mejorar la recuperación de residuos selectivos y cumplir con los ratios exigidos el Ayuntamiento dotará a la ciudad de 250 contenedores más de vidrio y un millar de amarillos y azules. En cuanto a los contendores orgánicos «está todo por hacer» y en contraposición la meta marcada es reducir el uso de contenedores grises y su número en 650. El concejal del PSOE, Raúl Ruiz, ha planteado al presidente del Consejo y también concejal de Medio Ambiente, Manuel Villar, y al jefe de servicio de Limpieza, Manuel Marco, sus dudas respecto a la dotación presupuestaria y de medios humanos para acometer el mayor volumen de recogida. Marco, que ha presentado el plan después de haberse sometido al periodo de alegaciones ciudadanas, ha explicado que el mayor porcentaje de costes, un 85% será la dotación de contenedores orgánicos para adaptarse a la legalidad y que no se trata de diseminar los contenedores de manera indiscriminada si no de ofrecer los recursos en zonas con carencias de los mismos.

Asimismo, ha explicado el incremento de las islas de contenedores y la dotación de tres ecoparques móviles más. El nuevo sistema de recogida de basura contempla el control y el cierre telemáticos de los contenedores grises que contarán con un calendario de usos. El Ayuntamiento fomentará el control telemático dispensando tarjetas a los ciudadanos que lo deseen a quienes incentivará con un horario ampliado del uso de los contenedores. El resto de contenedores se podrán usar en todo momento. También está previsto el programa piloto de recogida puerta a puerta con el que ciudadanos de viviendas familiares de Divina Pastora podrían participar depositando en sus puertas bolsas de basura de distinta tipología y que van equipadas con un código digital con el se obtendrá información estadística. Además contempla un plan especial de recogida para la isla de Tabarca.

Vecinos y oposición en el Consejo de Sostenibilidad plantean sus dudas

Rafa Mas, concejal de Compromís, ha criticado duramente que el Ayuntamiento no haya incorporado aun a los siete educadores ambientales que según la legislación vigente deberían estar contratados a 31 de diciembre pasado, como ya han hecho otras ciudades como Elche u Orihuela. Estos profesionales tienen la misión de realizar campañas de sensibilización para fomentar la recogida selectiva en origen y serán un importante medio de interlocución con colectivos locales.

Entre el público asistente, representantes vecinales, sindicales, Universidad de Alicante, asociaciones de comerciales y otros portavoces de entidades sociales y económicas de la ciudad que han planteado serias dudas sobre la capacidad de cumplimiento del plan para cumplir con las ratios europeas exigidas. A estas críticas Manuel Marco ha recodado que el papel de los Ayuntamientos se centra en intentar que las Administraciones superiores cumplan objetivos pero no se pueden garantizar porque hay otra serie de factores externos, más aun en fase de planificación.

ValenciàEspañol