fbpx

Desarticulan un clan familiar de venta de droga en Redován

Entre los efectos intervenidos hay armas de fuego, armas blancas de grandes dimensiones y vehículos de alta gama.

La Guardia Civil de Alicante desactivó el pasado mes de febrero a una organización criminal que se dedicaba al cultivo y venta de droga.

Para ello ocupaban casas en una pedanía de Redován y amenazaban a los vecinos con armas de fuego. En la fase de explotación se ha precisado de casi 100 agentes para hacer 7 registros simultáneos, saldándose con 7 detenidos y numerosas armas y munición intervenida.

El pasado mes de julio, la Guardia Civil de Callosa de Segura tuvo conocimiento que en la pedanía del Rincón de Redován, sita en la comarca alicantina de la Vega Baja se estaban produciendo numerosas coacciones y amenazas con armas de fuego, así como una creciente actividad de tráfico de drogas. Lo que llevó a crear una gran alarma social en el lugar.

Por todo ello, el Área de Investigación de la Guardia Civil de Callosa, conjuntamente con el Equipo Territorial de la Policía Judicial de Almoradí, iniciaron las investigaciones de la denominada “Operación Rhescon”.

Fruto de esas pesquisas, los agentes hallaron como los principales autores pertenecían todos al mismo clan familiar. Además de poder constatar las amenazas y el tráfico de droga de los que se tenía constancia, los investigadores descubrieron como su actividad delictiva se ampliaba con el cultivo de forma “indoor” de marihuana.

Para poder realizar las plantaciones, el clan ocupaba casas adyacentes abandonadas, a las que habilitaban para su actividad con electricidad proveniente de farolas de alumbrado público úrbano.

Debido a la magnitud de las actividades ilícitas desarrolladas por este grupo criminal, la Guardia Civil despegó para la explotación de la operación un amplio operativo con cerca de 100 agentes actuantes de numerosas especialidades.

Dicha explotación tuvo lugar la última semana de febrero, en ella se realizaron siete entradas y registros de forma simultánea. El resultado fueron siete personas detenidas a las que se les imputaron los delitos de pertenencia a grupo criminal, amenazas con armas de fuego, tráfico de drogas y cultivo, defraudación de fluido eléctrico. Tratándose de cinco varones y dos mujeres, todos de nacionalidad española y edades entre los 28 y 54 años.

En los registros se intervinieron dos armas de fuego y 200 cartuchos de munición, tres armas de aire comprimido, 10 armas blancas de grandes dimensiones, más de 400 euros de dinero en efectivo, dos vehículos de gama alta y numeroso material destinado a la plantación de marihuana de forma “indoor”.

El Juzgado que conoce el caso es el de Instrucción nº 3 de Orihuela, que tras recibir a los detenidos fueron puestos en libertad con cargos.

CatalanSpanish