Noticias de Alicante y provincia

sábado, 24 febrero 2024

Atención Primaria: el triple de consultas urgentes por virus respiratorios con la mitad de personal

Los pacientes 'no demorables' con estas afecciones que han de verse cada día, se suman a los cupos adicionales que asumen los médicos para cubrir libranzas o bajas de compañeros mientras aseguran que la atención en los centros de salud "ya hace tiempo que está colapsada"

Los denominados “pacientes no demorables” con enfermedades víricas respiratorias, principalmente gripe, covid y otras afecciones, que acuden a los centros de salud han incrementando este cupo de atenciones sin cita, que se ha triplicado en las últimas tres semanas. Así lo indican las cifras, pero sobre todo la sobrecarga de trabajo de los médicos de Atención Primaria.

Como explica el Dr. Victor Espuig, médico en un consultorio auxiliar de Algemesí, y responsable de comunicación de la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria, (SoVaMFiC) se han unido dos factores: por un lado, la incidencia de los distintos virus y por otro que esto coincide con las semanas de Navidades en que las libranzas o vacaciones reducen el personal a la mitad.

El Dr. Espuig recuerda que hay “una batería de virus grande” y que esto supone que el grueso de los pacientes que acuden estos días y son no demorables, “es decir que hay que añadirlos a las visitas ya agendadas”, que además ahora asumen también a pacientes de otros compañeros, “son de patología vírica”.

Esta circunstancia implica, entre otras cosas, que independientemente del virus causante “y siempre que no sean pacientes de riesgo”, el tratamiento suele ser el mismo “dado que el saber de qué virus se trata no aporta una información relevante ni cambia el tratamiento que se da ya que lo que se trata es la sintomatología”, explica.

Como ejemplo de lo que supone en el día a día la saturación de las consultas de una Atención Primaria, “desde hace mucho tiempo ya colapsada”, recuerda, el Dr. Espuig apunta que en las últimas semanas “fuera de las citas ya previstas, los pacientes que requieren atención inmediata por estos cuadros, si de normal se dividen entre los médicos y medicas de un centro, ahora el número de atenciones requeridas “se triplica, y el número de médicos se reduce a la mitad”.

“Así que si normalmente nos distribuimos entre siete, la trentena de pacientes adicionales a los que hay que atender, ahora estos pasan a más de 80 y nosotros somos la mitad de gente trabajando”, añade

Un posible ‘alivio’: La Gestión Compartida de la Demanda

Justo en este punto, y al preguntarle por el “colapso” por la escalada viral al que en los últimos días se han referido tanto sindicatos como miembros políticos en la oposición del gobierno, el portavoz de SoVaMFiC apunta que si se aplicara la llamada Gestión compartida de la Demanda, esto podría suponer cierto alivio en la presión asistencial de los profesionales médicos.

Esta figura organizativa, a la que se refirió la Directora de Atención Primaria, Eva Suárez, en un encuentro con el sector médico, supondría que la gestión de la demanda la absorbiera un equipo en el que se encontraran tanto los médicos como el personal de enfermería y de administración y servicios.

A modo práctico y en situaciones como esta, el Dr. Espuig explica que aunque el personal de enfermería “no puede prescribir pero si puede recomendar sin necesidad de valoración por el personal médico”, quizás en un momento en el que las sintomatologías consecuencia de los virus que se están viendo, son las que se tratan, y lo hacen en la mayoría de los casos “con reposo y paracetamol que se vende sin receta médica y no tiene un coste excesivo para el paciente”, esta alternativa podría ser útil.

Un modelo que, por otro lado ya ha generado serías discrepancias entre distintos colectivos tanto sanitarios como afines en términos de funcionamiento.

Pero al margen de cómo podrían modificarse los funcionamientos en un futuro, más o menos lejano, de momento, las previsiones más inmediatas son que la curva de afecciones por virus respiratorios aún siga unas cuantas semanas, y con ella, en consecuencia, esa sobrecarga en un servicio que padece de forma crónica unas carencias que se agravan cada vez más.

En cuanto a las razones que tradicionalmente han apuntado a falta de personal, y a lo obsoleto de su funcionamiento, en este caso, el representante de SoVaMFiC, advierte que no se trata de falta de especialistas en Atención Primaria sino de falta de atractivo en las condiciones de trabajo.

En este panorama, señala las cuatro vías de fuga por las que optan quienes se han especializado en Medicina Familiar y comunitaria: “huir de los centros de Atención Primaria hacia el medio hospitalario, repetir el MIR en otra especialidad, optar por la medicina privada o marcharse a otros países con mejores condiciones laborales”.