Una sociedad de la que nos sintamos orgullosos de pertenecer

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la mujer, Sabina-Goretti Galindo nos invita a reflexionar por medio de un artículo de opinión que escribe como Concejal de Igualdad del Ayuntamiento de Orihuela pero, sobre todo, como mujer.

Hoy jueves 8 de marzo conmemoramos el Día Internacional de la Mujer. Una efeméride que nos detiene en esta vorágine del día a día en la que pocas veces nos paramos a pensar sobre la desigualdad entre el hombre y la mujer, unas veces por no percibirlas, otras por resignación y otras porque nuestra situación es de las pocas privilegiadas donde no ocurre. Debemos detenernos más y mirar a nuestro alrededor, ya que las desigualdades son diarias y muchas, y nos minan como sociedad.

Alcanzar la igualdad es responsabilidad de todos y de todas. Diariamente somos testigos de cómo algunas actitudes y gestos marcan la diferencia entre hombres y mujeres a nivel profesional, labora, salarial, educativo, y sobre todo social. Sin embargo, pocas veces nos escandalizan y cortamos tajantemente la burla, el abuso, o el cuestionar a una mujer, porque aunque parezca increíble, la mayoría de desigualdades están normalizadas en nuestra sociedad. Damos por hecho que la mujer es mejor cuidadora que el hombre, o que los hombres están más capacitados para ocupar un puesto directivo. Y no es así.

Esto supone un grave riesgo para las generaciones futuras que crecen en una sociedad que distingue entre hombre y mujer a la hora de ofrecer un puesto de trabajo, a la hora de seleccionar a una persona para ocupar un alto cargo, a la hora de establecer roles en la familia.

Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad y el deber de actuar, tiene el deber especial de dar muestras de que no sólo escuchamos, sino que apoyamos lo que exigen las mujeres.

No podemos retroceder, tenemos que seguir hacia delante; es lo que le debemos a millones de mujeres que luchan por sus derechos en todo el mundo.

El Día Internacional de la Mujer es el día internacional que hace referencia a las mujeres comunes y corrientes que luchan por participar en la sociedad en contra de esa desigualdad establecida por la sociedad; la misma que lamentablemente olvida que los derechos de la mujer no se los tiene que ganar, ni otorgar, los derechos de la mujer se encuentran presentes en cada una de ellas, únicamente por el solo hecho de ser mujer.

La mujer ha dado sentido a la vida porque el rol de la mujer en la sociedad ofrece un abanico de roles inmenso, como son: amiga, compañera, madre, trabajadora, profesional, educadora, ama de casa, artista, deportista, emprendedora, con una avasalladora capacidad y potencial para destacar en cualquier área, más aún a nivel profesional, académico y laboral.

La mujer, como persona humana no es más ni menos que el hombre. Ambos tienen iguales derechos pero, a pesar de lo mucho que se ha avanzado en la aplicación de leyes contra la desigualdad y de los cambios positivos de conducta social e individual, seguimos celebrando el Día Internacional de la mujer, como un día de lucha, de reivindicaciones y de búsqueda de compromisos por parte de las instituciones y de la sociedad en general.

Orihuela no se quedará atrás en esta lucha mientras exista una sola mujer que sienta la garra de la desigualdad. Orihuela, su Ayuntamiento, llevan años dando pasos importantes en la defensa de los derechos de la mujer y este año pone en marcha el segundo Plan de Igualdad con la importante diferenciación de que se trata de un plan que actúa sobre la sociedad y sobre el propio ayuntamiento. Plan que insta a las correspondientes áreas  a ejecutar toda una batalla de medidas  para la consecución de la igualdad real y también a las asociaciones  a adoptar las medidas descritas para la construcción de una sociedad de la que nos sintamos orgullosos de pertenecer.

¡Suscríbete!Desayuna con Diario de Alicante

1 COMENTARIO