Las importantes obras de construcción del nuevo asilo de ancianos de Villena tuvieron un momento clave con la colocación de la primera piedra de sus obras. Fue un acto emotivo que arrancó con una eucaristía en la Plaza de las Malvas presidida por el Obispo de la Diócesis de Orihuela-Alicante, Jesús Murgui.

Al acto acudieron el Alcalde, acompañado de diversos ediles del equipo de gobierno y la oposición junto con nuestras Regidoras de Fiestas 2018. Las Hermanitas de los Ancianos Desamparados del Asilo de Villena, no se perdieron el acto, así como un importante número de las personas que allí residen y gozan de movilidad.

La ciudad de Villena se volcó con un evento, al cual le acompañó el buen tiempo, y para el que hay que agradecer la gran colaboración de la comunidad salesiana. Desde el centro educativo se brindaron a modificar su habitual recorrido y horario de la procesión de María Auxiliadora para formar parte del acto y evitar que la ciudadanía tuviese que decidir entre ambos.

Tras la multitudinaria misa, el Obispo, el Alcalde y la Madre Superiora de la congregación encabezaron la comitiva para la colocación de la primera piedra. A ellos se unieron representantes de la empresa constructora, así como de la Comisión Pro-Restauración del Asilo de nuestra ciudad.

Junto a la simbólica piedra, traída desde el Santuario de Las Virtudes, se introdujeron en la urna un periódico del día de ayer, así como un texto explicativo firmado por los responsables del acto y un conjunto de monedas en de curso actual.

Las obras del asilo han sido muy apoyadas y seguidas por gran parte de la ciudadanía desde que se diese a conocer el proyecto de rehabilitación y construcción de sus nuevas instalaciones. Se trata de unas obras necesarias debido al mal estado de gran parte del edificio, así como a las obligaciones legales que el edificio debe cumplir, en materia de bienestar social, para seguir ejerciendo su labor social iniciada en 1883 en Villena.

Se trata de obras de rehabilitación integral, construcción de un nuevo pabellón y consolidación del Palacio de Mergelina de la Plaza de las Malvas, donde se encuentra instalado. Con las nuevas instalaciones terminadas en un par de años, el asilo podrá acoger un mayor número de personas residentes, así como ofertar nuevos servicios en materia de cuidados y convivencia.

PublicidadDesayuna con Diario de Alicante

1 COMENTARIO