Villena aprueba la cesión de la Plaza de Toros para una corrida tras cuatro años de denegación del permiso

La decisión, que ha contado con la oposición de Los Verdes, está sujeta a que se subsanen algunas cuestiones administrativas y de seguridad

Juega Limpio Orihuela

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Villena (Alicante) –dirigido por PSPV y Los Verdes– ha aprobado la cesión de la Plaza de Toros de la localidad a la mercantil La Joya del Vinalopó para la celebración el próximo 7 de septiembre de una corrida de toros, como consecuencia de las resoluciones judiciales y tras cuatro años denegando esa cesión. Los Verdes han votado en contra.

El alcalde de la localidad, el socialista Fulgencio Cerdán, ha explicado que el Ayuntamiento no se podía negar ya que “hay precedentes, tres sentencias, una de ellas en firme por el Tribunal Superior de Justicia en la que el Ayuntamiento ha sido condenado a pagar las costas y una multa de 2.000 euros, y dos más perdidas en primera instancia”.

“No nos podemos seguir negando a ceder un espacio municipal, entre otras cosas, porque nos están diciendo los jueces que tenemos la obligación de hacerlo”, ha apuntado. “Otra cosa es que nos guste más o menos este tipo de espectáculos, pero como responsables públicos tenemos que dar trámite a todas las peticiones que nos llegan”, ha añadido el primer edil.

Desde el consistorio confirman que en la Junta de Gobierno de este lunes se han presentado todos los informes a favor para dar autorización, un trámite “en el que únicamente han tenido que ver los técnicos municipales que han solicitado la documentación oportuna y ha mostrado las deficiencias a la empresa que las ha subsanado”, han apuntado fuentes municipales.

La decisión, que ha contado con la oposición de Los Verdes, está sujeta a que se subsanen algunas cuestiones administrativas y de seguridad.

El alcalde ha aclarado que el Ayuntamiento lo que ha hecho “no es aprobar esa corrida, sino que ha cedido un espacio para que se pueda celebrar esta corrida”. El primer edil reconocía este viernes a los medios de comunicación, tras una reunión mantenida en la Subdelegación del Gobierno, que se trata de una cuestión controvertida en el municipio de Villena, que ha creado un debate en la ciudadanía con vecinos a favor y en contra, y que la polémica incluso ha provocado que “exaltados” le hayan amenazado, cuestión que “ya se ha puesto en conocimiento de la Guardia Civil”.

SATISFACCIÓN DE LA FUNDACIÓN DEL TORO DE LIDIA

El presidente de la Fundación Toro de Lidia, Victorino Martín, ha resaltado en un comunicado que están “muy satisfechos con la noticia”. “Anunciar la vuelta de los toros a Villena es anunciar el fin del sectarismo de algunos poderes públicos capaces de anteponer su ideología frente a la ley, la Constitución y los pronunciamientos judiciales que han determinado de una manera rotunda que la tauromaquia constituye una expresión cultural de todos los españoles y que, por tanto, es merecedora de la máxima protección”, ha indicado.

La Fundación del Toro de Lidia, junto con la Peña Cultural Taurina Villenense, presentó en 2016 un primer recurso contra el Ayuntamiento de Villena, dirigido entonces por Francisco Javier Esquembre, de Los Verdes, por negar la celebración de corridas de toros en el coso villense.

Los recursos se saldaron sentencias favorables en los años 2016, 2017 y 2018. Además, la negativa a autorizar una corrida de toros llevó a la Fundación a presentar una querella contra el exacalde de Villena por un posible delito de prevaricación, querella admitida a trámite y por la que tiene que declarar este próximo septiembre en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Villena.

En 2016, el TSJCV dictaminó que el Ayuntamiento carecía de competencia tanto para autorizar o denegar la celebración de espectáculos taurinos, así como para cuestionar los rasgos jurídicos que definen la tauromaquia como bien de interés cultural y condenó al consistorio a abonar las costas del procedimiento, explica la Fundación.

En 2017, el Ayuntamiento fue de nuevo condenado en costas en una nueva resolución judicial contra la decisión municipal en la que, según consta en el comunicado, se argumenta que “siendo la tauromaquia un patrimonio cultural digno de protección en todo el territorio nacional y dado que los poderes públicos deben ejercer una acción de salvaguardia de la tauromaquia, el Ayuntamiento de Villena también se encuentra comprometido dentro de tal exigencia legal”.

Por último, en 2018, se solicitó de nuevo la Plaza de Toros de Villena para realizar una corrida de toros y el ayuntamiento no respondió. El tribunal en esta ocasión condenó al consistorio basándose en la jurisprudencia generada por los procedimientos anteriores interpuestos por la Fundación y dictó que el silencio administrativo colocaba a la parte demandante “en la más absoluta indefensión”.