fbpx

¿Cómo ventilar bien un espacio para reducir riesgo de contagio?

José Manuel Felisi, ingeniero químico y miembro de Aireamos, reflexiona sobre la importancia de ventilar bien hogares y negocios.

El aire nos conecta. El aire de los espacios interiores mucho más.

Un bar, un cine, un autobús, una oficina, un centro comercial o cualquier espacio interior de pública concurrencia venden, a parte de su productos/servicios, una estancia confortable.

Sus productos/servicios los podemos comparar por: precio, durabilidad, tiempo de espera, productos de temporada…

Su confort lo podemos comparar por: frío, calor, ruido…

Ahora hemos descubierto que en estos espacios interiores pasamos mucho tiempo compartiendo el aire que respiramos. Compartir aire significa compartir riesgos sanitarios y también impacto en salud por exposición directa a CO2.

Podemos mejorar el aire interior tratándolo o renovarlo por aire nuevo. Si lo tratamos vamos a una solución ciega que puede dar falsa seguridad ¿seguro que funciona lo que hago? Sin embargo, si renovamos el aire seguro que acertamos. Esto es tan sencillo como ventilar.

Una comparación valida con otro fluido como el agua sería: “Siempre es mejor bañarse en el río que en una piscina clorada”.

¿Cómo podemos saber si estamos ventilado bien un espacio interior?

Junto a Tomás Garrido, ingeniero químico de MESURA, empecé a controlar la ventilación en 16 colegios en el 2013. Hoy en día hay dispositivos muy económicos y sencillos para hacerlo. Es tan sencillo como medir la temperatura. El CO2 es un gas que exhalamos al respirar, hablar o toser, junto a gotas de diferentes tamaños que consiguen estar horas en el aire. El CO2 es un muy buen indicador de “lo cargado que está el aire”.

En este caso el indicador adecuado es el CO2. Un valor de CO2 de 700/800 ppm indica que el espacio interior está muy bien ventilado. Por encima de 1000 que está mal ventilado.

Los interiores del futuro no sólo venderán mejores productos y mejor confort, también venderán espacios seguros y lo mostrarán a los consumidores.

Los coles que medimos mejoraron la calidad del su aire y con ello redujeron la tasa de contagios. Con sólo abrir 10 cm las hojas de sus ventanas la mejora  fue de un  82%. Es decir ventilar bien no es abrir de par en par. Ventilar bien es abrir poco, de manera cruzada (puerta y ventana) y de manera continuada en lugar de intermitente.

Tras el uso de la una sala es suficiente ventilar 15/20 min y aconsejamos empezar a ventilar con la afluencia de personas al espacio interior.

¿Elegiríais un local donde respirarais humo de tabaco?

Pues en un futuro (o presente) nadie elegirá estar en un local cargado de aire que ya ha sido respirado por  otra persona.

José Manuel Felisi
José Manuel Felisi, ingeniero químico y miembro de la plataforma Aireamos.

Artículos relacionados

Lo más leído

CatalanSpanish