Siniestro aniversario: La Vega Baja revive el terremoto de hace exactamente 190 años

“A las 6 y cuarto, en Almoradí, se padeció un espantoso temblor, y a los tres minutos una sacudida inexplicable…”Así comienza el parte que realiza el ayuntamiento de Almoradí al real acuerdo de Valencia el 28 de marzo de 1829, pidiendo socorro y caridad cristiana.

PublicidadJuega Limpio Orihuela

Parece que los calendarios geológicos tampoco olvidan. Justo coincide en el tiempo el terremoto de hoy a la misma semana de hace 190 años, el 21 de marzo de 1829, el bajo Segura conoció entonces una de las que ha sido y sigue siendo una de sus peores crónicas de la historia.

También por la tarde, la tierra tembló con tal fuerza que segó a su paso un total de 386 vidas y dejando otros 375 heridos, dejando asolados municipios como Guardamar, Torrevieja o Almoradí. En casas de varias alturas, sin cimentación, con vigas de madera poco resistentes y en calles estrechas, de modo que fueron cayendo y arrastrando con ellas a las de los vecinos. El saldo de la catástrofe en daños materiales era de 2965 casas destruidas y otras 2396 con graves daños estructurales. El seísmo fue entonces de 6,6 grados en la escala de Ritcher y pasó a ser conocido como el terremoto de Torrevieja, esta vez el seísmo se ha producido frente a las costas de esta ciudad.

Publicidad

Almoradí busca erigir un museo sobre la tragedia

Una de las localidades, Almoradí, revive precisamente esta semana la catástrofe, y la tierra tampoco ha olvidado la efeméride. Una pequeña casa construida a beneficio de los damnificados en Almoradí del devastador terremoto fue adquirida por este ayuntamiento para que se convierta en un museo en torno a ese seísmo, con motivo del 190 aniversario. Se trata de la única vivienda que, en el número 33 de la calle La Reina, sigue en pie de las 124 construidas por el ingeniero José Agustín de Larramendi a beneficio de los afectados por aquel terremoto, especialmente Almoradí ya que contaba con más calles estrechas y edificios más altos que colapsaron unos sobre otros.

Fieles a San Emigdio

Los supervivientes de Almoradí, fieles al fervor de su santo protector a quien imploraban su socorro, acudieron en masa con sus ofrendas para obtener una nueva imagen a quien confiar su defensa. Desde 1802 existía un Altar dedicado a San Emigdio en Almoradí (el primero de toda la Diócesis de Orihuela).

Pero no fue este el único gesto de fiel devoción a San Emigdio, ya que su nombre fue reservado para la rotulación de una de las principales calles tras la reconstrucción, la situada frente a la puerta principal de la Iglesia de San Andrés. De la misma manera, comenzó entonces una rogativa que, a día de hoy, sigue realizándose cada 21 de marzo.

Apenas 24 horas después del simulacro

Esta localidad, que permanece fiel al santo, no sólo confía en las plegarias a San Emigdio (que salió el pasado jueves), sino que ayer realizó una exhibición de sistema de emergencias frente a un terremoto. El acto se realizó ayer en la plaza de la Consitución, donde participaron bomberos del Consorcio de la provincia de Alicante, Protección Civil, Equipos Caninos de Salvamento, Búsqueda y Rescate, Guardia Civil, la Unidad Militar de Emergencias (UME), Brigadas Forestales, Cruz Roja y Policía Local, cuerpo organizador del evento junto con el Ayuntamiento de Almoradí, a través de las concejalías de Educación, dirigida por Susana Miralles, y Patrimonio, a cargo de José Antonio Latorre.

 

Publicidad