fbpx

STEPV rechaza la vuelta en las aulas en junio de los últimos cursos de cada ciclo

Este sindicato de trabajadores de la enseñanza argumenta que ni los centros están preparados, ni por tres semanas "merece la pena" el esfuerzo y la planificación que requiere la medida que propone el Consejo.

El sindicat de treballadors de l’ensenyament del país valencià, STEPV, “rechaza” la medida que se prevé adoptará la consellería de Educación de que, a partir de la entrada en la fase 2 de desconfinamiento, prevista inicialmente para la semana próxima, los alumnos de los últimos cursos de cada ciclo puedan volver a las aulas en grupos reducidos.
El argumento en contra de este sindicato se basa, fundamentalmente en tres puntos, según ha explicado el coordinador de acción sindical de la STEPV, Marc Candela. Por un lado, hablan de que los centros “no están preparados”, de otra, alegan que al tratarse de grupos reducidos” de unos 10 alumnos”, esto supondría que “habría que establecer una selección” de cómo organizarse y qué alumnos accederían para dar cabida a todos, según las normas de seguridad establecidas.

Por último, desde el STEPV también se habla de qué si finalmente, esta medida se lleva a cabo, “estamos hablando de un gran esfuerzo para tres semanas escasas de curso que no servirían para repasar ni para resolver dudas y que se traducirían puede ser en 4 o 5 sesiones de una hora por alumno, puesto que se tendrían que dividir en grupos”, argumentan.

“esta medida que proponen se aplicaría solo en los cursos de final de ciclo”, es decir a 4.º de ESO, segundo de Bachillerato o equivalentes y a sexto de primaria

Cómo ha recordado el representante sindical, “esta medida se aplicaría solo en los cursos de final de ciclo”, es decir a 4.º de ESO y segundo de Bachillerato o equivalentes. Pero además, Candela también ha cuestionado que en la reunión con el secretario autonómico Miguel Soler, viesen que también se ha incluido sexto de primaria. Y es que según Candela “en estas edades es muy difícil hacer entender los más pequeños que no podrán ni abrazar ni estar a menos de dos metros de sus amigos y más cuando entendemos que no se han despedido y que el año que viene probablemente cambian de centro y de compañeros”.

Con todo, el argumento sindicalista se opone a esta medida de reapertura de los centros al último mes de curso, y apunta también otros cuestiones que tienen que ver con la vuelta en las aulas en septiembre como por ejemplo la necesidad de más personal docente, de formación específica por el profesorado en el uso de nuevas tecnologías o en la reducción del horario lectivo de los docentes para poder adaptarse a un nuevo sistema combinado de presencia reducida con trabajo telemático que, según apuntan, “parece ser a estas alturas el escenario más probable” con el que se tendrá que afrontar el próximo curso académico.

En cuanto a una posible consulta o debate con las FAPAS, como otros elementos claves de la comunidad educativa, Candela ha reconocido que no se habían reunido formalmente “porque entendemos que es a la Consellería a quien le correspondería también hacer mesas de debate conjuntas y no sectoriales para reunirse ahora con unos, ahora en otros, como se está haciendo”.

Artículos relacionados

CatalanSpanish