```

Noticias de Alicante y provincia

miércoles, 24 abril 2024

El obispo Munilla aparta a un cura que acusó al pontífice Francisco de ‘ser falso papa’

El cura que hizo esas afirmaciones es Francisco José Vegara Cerezo sacerdote de San Isidro

El obispo de Orihuela-Alicante, José Ignacio Munilla, ha apartado de “cualquier oficio o cargo en la Diócesis” al cura Francisco José Vegara Cerezo quien acusó al pontífice Francisco de “ser falso papa”.

En un manifiesto hecho público en las redes sociales, sostuvo que el papa había sido elegido de manera inválida y lo consideró “herético, aberrante y escandaloso” el carácter de su magisterio.

En un comunicado de la diócesis remitido este jueves, se señala que ante las afirmaciones de Vegara Cerezo, sacerdote de San Isidro (Alicante), el obispo Munilla “manifiesta, en nombre propio y de toda la Iglesia diocesana de Orihuela-Alicante, la plena comunión de fe, de caridad y de obediencia, filial y fraterna, con aquel que el Señor ha elegido como Sucesor de Pedro, el Papa Francisco”.

El comunicado expone que, desde hace meses, tanto el prelado como otros por él designados “se han reunido con el sacerdote Vegara Cerezo para escucharle, dialogar y, por último, ante su reiterada postura, amonestarle por escrito”.

“En este tiempo -indica- también se han constatado posibles condicionantes personales que pueden estar afectando a su comportamiento y al adecuado ejercicio de su ministerio pastoral. Por estas razones, el pasado 6 de febrero, en el marco de la investigación en curso, entre otras medidas, se le apartó de cualquier oficio o cargo en la Diócesis”.

Apartado el sacerdote de San Isidro por acusar de “hereje” al Papa Francisco

El sacerdote de la parroquia de San Isidro (Alicante), Francisco José Vegara Cerezo, ha sido apartado de sus funciones después de afirmar públicamente en un manifiesto que el Papa Francisco es un “hereje magisterialmente, algo que no se había dado nunca”, y también un “inválido” porque, ha opinado, la renuncia de Benedicto XVI “no fue válida”.

La decisión del obispo de la Diócesis Orihuela-Alicante, José Ignacio Munilla, de apartar a este cura oriolano que ejerce en San Isidro desde 2018 coincide con la polémica por unos comentarios subidos a Youtube de varios sacerdotes del Arzobispado de Toledo donde aseguran que rezan para que el “Papa pueda ir al cielo cuanto antes”.

En declaraciones a EFE, el hasta ahora párroco de San Isidro ha sostenido que se ha “negado” a callar sus afirmaciones porque, “en conciencia”, no puede “acatar un magisterio que va contra la doctrina católica”, de la que “todo sacerdote tiene obligación de defender”. “Mi única intención”, ha recalcado, “es reivindicar la doctrina católica, defenderla”.

“El Papa Francisco está sacando herejías que contradicen la doctrina; Entre las más gordas, la comunión y absolución de los divorciados que se han vuelto a casar; la de equiparar todas las religiones y despojar de la sobrenaturalidad a la Iglesia Católica o la bendición a parejas irregulares, es decir, homosexuales, no casados o divorciados”, ha argumentado a EFE Vegara Cerezo.

Para Vegara Cerezo, que lleva 30 años como sacerdote, poner públicamente de manifiesto su punto de vista ha sido “muy doloroso”. pero ha continuado que ha creído “en conciencia que era lo que tenía que hacer” ya que tiene fe “en la doctrina católica, que es verdadera”, ante lo cual ve que “acatar el ministerio del Papa es entrar en contradicción”.

“No entiendo cómo los demás (sacerdotes) lo acatan tan tranquilamente”, ha apostillado.

A raíz de esta postura, la Diócesis de Orihuela-Alicante ha emitido un comunicado donde explican que, desde hace meses, tanto el obispo como otros designados se han reunido con el sacerdote “para escucharle y dialogar” pero que “ante su reiterada postura” han tenido que “amonestarle por escrito” y finalmente apartarle.

“En este tiempo”, ha continuado la nota, “también se han constatado posibles condicionantes personales que pueden estar afectando a su comportamiento y al adecuado ejercicio de su ministerio pastoral” del cura de San Isidro y “por estas razones, el pasado 6 de febrero en el marco de la investigación en curso, entre otras medidas se le apartó de cualquier oficio o cargo en la Diócesis”.

Frente a los argumentos del cura de San Isidro, la Diócesis alicantina ha defendido la “comunión de fe, de caridad y de obediencia, filial y fraterna, con aquel que el Señor ha elegido como sucesor de Pedro, el Papa Francisco”.