Las monjas de la Sangre asumirán la custodia de Santa Faz tras renunciar las Clarisas por falta de vocaciones

Al respecto, ha puesto en valor el trabajo del obispo de Orihuela-Alicante, Jesús Murgui, que ha mantenido conversaciones y reuniones con las Clarisas para lograr el mínimo de cinco monjas que requiere la custodia

PublicidadJuega Limpio Orihuela

Las once monjas de la Sangre de Alicante asumirán a partir del próximo martes 2 de julio la custodia de la reliquia de la Santa Faz en el Monasterio, después de que la federación de Clarisas haya comunicado al Vaticano que renuncia a continuar con esa tarea, tras 500 años al frente, por la falta de vocaciones.

Así lo ha comunicado en una comparecencia de prensa este viernes el Ayuntamiento y el Obispado de Orihuela-Alicante. El dean de la concatedral de San Nicolás, Ramón Egio, ha explicado que ante la “escasez” de vocaciones de las Clarisas les es “imposible” continuar con la “guarda y custodia” de la reliquia. Por ello, la federación de las Clarisas ha solicitado a la Santa Sede la “supresión” de la orden de la Santa Faz.

Publicidad

Al respecto, ha puesto en valor el trabajo del obispo de Orihuela-Alicante, Jesús Murgui, que ha mantenido conversaciones y reuniones con las Clarisas para lograr el mínimo de cinco monjas que requiere la custodia. En ese sentido, Egio ha detallado que se han mantenido encuentros en el Vaticano y se buscó candidatas entre las comunidades de España y México, aunque sin éxito.

Por ello, finalmente, se ha optado por trasladar a la comunidad de las once monjas de la Sangre, desde su convento en el centro de Alicante, hasta el Monasterio de la Santa Faz. Un traslado que se realizará el martes, después de la celebración del día grande de esa comunidad que se desarrolla el próximo lunes 1 de julio.

No obstante, Egio ha comentado que el proceso para la supresión de la comunidad de Clarisas y la aceptación de la comunidad de la Sangre “no ha concluido” en el Vaticano, a pesar de lo cual “se puede decir que ya puede iniciarse la presencia –de las monjas de la Sangre–, en el Monasterio”.

Cuestionado sobre si consideraba que era una medida provisional, ante la falta de vocaciones en todas las congregaciones, Egio ha señalado que solo dos de las once monjas de la Sangre tienen una edad avanzada y que las otras nueve tienen entre los 30 y los 40 años.

TRADICIONES

Por su parte, el alcalde de Alicante, el ‘popular’ Luis Barcala, ha puesto en valor la “trascendencia” y la “importancia” de una noticia que afecta a los creyentes católicos de la ciudad. “Nuestra responsabilidad es como copatrono de la Santa Faz y nuestra intervención ha sido bajo unas premisas clarísimas: Preservar las tradiciones de la que son devotos los alicantinos; y, la custodia de la Santa Faz”, ha afirmado.

Además, ha valorado que sea sea una comunidad de monjas “de vida contemplativa, de clausura” quien asuma la custodia y que, asimismo, sea una comunidad “de gran arraigo en la ciudad, desde el año 1600 integradas en Alicante”.

Publicidad