fbpx

Noticias de Alicante y provincia

lunes, 26 septiembre 2022

El Caleidoscopio diversifica con proyectos de cambio climático y los ODS

La startup, con sede en Alicante, explora nuevas líneas de negocio que se suman a una década innovación educativa en las aulas y varios proyectos europeos.

El Caleidoscopio está desarrollando una nueva línea de negocio, relacionada con el cambio climático y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, para ejecutarlos en colegios e institutos, pero involucrando “a más jugadores -entidades sociales, ONG o empresas- para que esta innovación educativa acabe siendo innovación social”, explica Ricardo Domínguez, CEO y fundador de la startup.

- Advertisement -

Este es uno de sus objetivos para 2022. Será una vía para potenciar su facturación tradicional, que procede de la administración local por las actividades de innovación educativa en colegios y que se redujeron durante el COVID. Le permitirá también equilibrar lo que ingresa por subvenciones de proyectos europeos que se ha convertido en mayoritaria.

La innovación educativa es el origen de esta startup nacida en 2013, tras convertirse en una de las ganadoras de la maratón de empresas de la Universidad Miguel Hernández de Elche, explica su fundador y CEO, Ricardo Domínguez.

- Advertisement -

Entre los proyectos que han puesto en marcha está Teatro Robótico, que comenzó en 2013 y ha cumplido su novena edición; Feria Aérea de Drones, en marcha desde 2014 y donde los alumnos tienen que construir un dron y darle un fin social o medioambiental, y Programa tu Obra, de 2013, y Momo, de 2017, que combinan tecnología y arte porque tienen que hacer un corto en el que integrar la tecnología y tener fines sociales o medioambientales.

“Nuestra filosofía de trabajo es acercar la tecnología y que los estudiantes, sean de primaria o secundaria, la conozcan, la entiendan y la sepan manejar, pero como una herramienta al servicio social y no de consumo”, explica Cristina Vidal, responsable de comunicación.

En una década El Caleidoscopio ha llevado la ciencia y la tecnología con fin social y medioambiental a colegios de la Comunidad Valenciana, Madrid y Región de Murcia. «Hemos llegado a trabajar en algún curso con 80 institutos y 70 ayuntamientos” y con “más de 10.000 personas”, dice Ricardo Domínguez.

Sus talleres se pueden impartir en guarderías y escuelas de adultos, pasando por todos los ciclos formativos. Forman a profesores que incorporan esa formación a sus asignaturas dentro del plan General de Estudios, o directamente a los estudiantes mediante talleres extraescolares.

Proyectos de innovación educativa que combinan tecnología y arte con fin social y medioambiental.

Proyectos Europeos

Entre 2017 y 2019 El Caleidoscopio desarrolla la Nit de les Investigadores, un proyecto que sumó a varias universidades de la Comunidad Valenciana, CSIC o fundaciones Fisabio e Incliba. En 2020 tras la adhesión de la Politécnica de Murcia, Universidad de Cartagena y la Fundación Séneca se convierte en la Noche Mediterránea de las Investigadoras, quedando vinculado a Mednight, un proyecto europeo, que “tiene como objetivo visibilizar a la mujer investigadora, sin que sea excluyente con los investigadores, y se centra en la ciencias que se realizan en el Mediterráneo», explica Ricardo Domínguez.

Este proyecto abre la puerta, en 2020, a las subvenciones europeas cuando el grupo suma a entidades de Chipre y Grecia y consigue 400.000 euros para el proyecto. En 2021 presentan dos propuestas a ejecutar en dos años: una más internacional en la que se mantiene la startup, y otra más local, con entidades de la Comunidad Valenciana y Murcia.

“Nos dan la subvención a las dos propuestas, que son Mednight”, dice el directivo, El consorcio internacional recibe 600.000 euros para dos años y cubre seis países: España, Grecia, Chipre, Italia, Turquía y Bélgica, y El Caleidoscopio aporta gestión y comunicación.

Estos eventos quieren fomentar las vocaciones científicas, sobre todo entre jóvenes, con juegos, teatro, charlas, stands, talleres, monólogos o conciertos. “En la mayoría de los actos son ferias con 20 o 40 stand en los que participan los propios investigadores e investigadoras”, aclara.

“Esto ha sido un cambio de modelo de negocio porque nos ha metido en proyectos europeos”, dice Ricardo Domínguez, ya que acceden a nuevas iniciativas con socios de otros países. Una tercera vía de ingresos la genera, desde 2016, el primer festival de cortometrajes de ficción y robots, online, que “es el primero del mundo” de sus características, explica el directivo.

ValenciàEspañol